La obra de Gos está plagada de magníficas naves espaciales

Quena y el Sacramús, de astronautas del pasado y la ingenuidad de los niños

En un ataque de nostalgia y tras varias lecturas “trascendentes”, opté por entregar mi dispendio mensual en cómics a Dolmen Editorial —que ha encontrado un filón (y que sigan, eh) explotando recuerdos infantiles de aficionados cuarentones—, y adquirir el primer volumen de Quena y el Sacramús. Así, casi tres décadas después, pude conocer el final de las andanzas del pequeño extraterrestre en el Continente de las Dos Lunas… y, más importante aún, ¡¡que, mientras no mirábamos, habían seguido teniendo nuevas aventuras!!

numero 1 de spirou ardilla
Portada del número 1 de Spirou Ardilla, con la presentación de Quena y el Sacramús

Entre 1979 y 1980, se publicó en España la revista Spirou Ardilla, que reproducía materiales de la muy mítica y muy franco-belga Spirou. En ella conocimos al propio Spirou (y Fantasio), a Bill y Bolita, a Johan y Pirluit, a Papyrus y, por supuesto, a quienes hoy nos ocupan: Quena, el Sacramús y todo el Universo que los rodea.

Spirou Ardilla nos trajo una forma de contar historias con tebeos completamente distinta a la que se publicaba en los Mortadelo a los que estábamos habituados. Historias más largas y complejas, con temas mucho más sofisticados y ambientes exóticos e imaginativos… No es de extrañar que muchos nos convirtiéramos en fans irredentos de aquellos personajes, más “redondeados”, más fantásticos pero, a la vez, más cercanos a nuestros sueños…

Por ejemplo: Quena. Vive su apacible vida en la campiña francesa con su tío, el arqueólogo Jorge Guijarro, quién lo acogió durante un viaje al Perú… hasta que un día descubre un platillo volante y a su tripulante, el Sacramús (Scrameustache en francés). Él mismo se presenta como un animal super-inteligente, entrenado para explorar otros mundos. Pronto ambos formarán un equipo inseparable, que se enfrentará a múltiples aventuras que se desarrollarán en Francia, en un mítico Perú incaico o en Quebec, en la Tierra y el espacio exterior, pasando por la Atlántida y, en ocasiones, cruzando la barrera del tiempo…

Los españolitos llegamos a conocer los cinco primeros álbumes de las aventuras del dinámico dúo: los tres que ahora reedita Dolmen, más El tótem del espacio y El fantasma del Cosmos (por problemas de distribución, yo me quedé a mitad de El continente de las dos lunas). Después de eso, nada. No es de extrañar la frustración de algunos aficionados como la de Eduardo Joaquín, responsable de una de las pocas reseñas que existían en español y que no me resisto a enlazar aquí pese a su antigüedad.

El autor: Gos (y su hijo)

Roland Goossens, conocido como Gos, es el creador del Sacramús. Militar de carrera, tuvo la muy peculiar misión de administrar los informes y fotografías relacionadas con el fenómeno OVNI para un despacho de la OTAN, lo que sin duda influiría en sus guiones de años posteriores.

Lápices de Gos para el volumen 41
Lápices de Gos para el volumen 41 (c) Gos, Walt & Glénat.

En su corazón, Gos siempre había querido dibujar y tras conocer a Peyo (el creador de Los Pitufos) terminó en el estudio de este, mano a mano con otras grandes firmas de la historieta franco-belga, como Walthéry (dibujante de la conocida Natachacuyos primeros guiones son suyos) o Derib (Yakari). Tiene el privilegio de ser el único autor cuyo nombre aparece en un álbum de Los Pitufos junto al de Peyo (Los Pitufos y el Ketekasco).

Tras un periodo colaborando con Tillieux en la conocida serie Gil Pupila, el 23 de noviembre de 1972 en el número 1806 de Spirou se presentaría la obra de su vida: Quena y el Sacramús:

“Los había creado con anterioridad, pero no los había usado porque no me consideraba técnicamente a punto.” —comentó Gos en una entrevista concedida en 2010 a la web francesa ActuaBD.— “Advertí a Maurice (Tillieux) que un día sacaría ese guión del cajón para ilustrarlo (…). Él me aconsejó que esperara a estar listo” (1).

El año siguiente se edita el primer álbum recopilatorio: El heredero del Inca y, desde ese momento en adelante, de forma casi ininterrumpida, los volúmenes han seguido apareciendo hasta alcanzar nuestros días, incluyendo las visicitudes de un cambio de editorial de Dupuis a Glénat…

Sin duda, buena parte de esta longevidad se debe a que el universo del Sacramús está compartido, desde 1982, por el hijo de Gos, Walter Goossens, que suele firmar como Walt. Sea como sea, las aventuras del Sacramús han cautivado a generaciones de niños franceses durante más de cuatro décadas. Quizá el secreto esté en el espíritu que Gos quiso insuflar a su personaje:

Siempre quise que mi extraterrestre fuera divertido, amable, que hubiera venido tan solo para conocer cómo viven los seres humanos. Estaba muy lejos de lo que los estadounidenses hacían en sus cómics. Lo asocié con un ser humano. ¡Un poco la realización de mis sueños de cuando era niño y jugaba solo! (ActuaBD)

Gos y Walt, creadores del Sacramús
Gos y Walt, creadores del Sacramús

Los guiones de Gos y Walt son ingenuos y mezclan sin solución de continuidad la ciencia-ficción, los elementos fantástico-sobrenaturales y la pura aventura, todo ello trufado con mucho humor. Su destinatario es el público infantil y en general transmite una idea bucólica, pacifista y de buena voluntad. El estilo remite con fuerza al maestro Peyo, muy en particular en el diseño de fondos y paisajes, por los que no nos extrañaría ver aparecer a los mismísimos Johan y Pirluit.

Por otro lado, Gos se reveló como un eficaz y convincente diseñador de naves espaciales: es fácil enamorarse del muy moderno “pasaportodo”, del platillo volante del Sacramús o las naves del Continente de las Dos Lunas o los Galaxianos.

La obra de Gos está plagada de magníficas naves espaciales
La obra de Gos está plagada de magníficas naves espaciales

Edición Dolmen, volumen 1

La edición que nos trae Dolmen es, como resulta habitual, magnífica. Incluye tres historias: El heredero del Inca, El mago de la Osa Mayor y El continente de las Dos Lunas. La primera está algo lastrada por la necesidad de presentar a los personajes, pero sigue siendo extremadamente divertida y fascinante. El argumento plasma buena parte de las enloquecidas teorías de Eric Von Däniken, muy en boga en los años 70. Más sobre esto después.

El mago de la Osa Mayor es la más cómica y la más floja del volumen, girando alrededor de un mago sobrenatural de confusas intenciones que se dedica a transmutar a las personas en semi-animales: aún recuerdo vivamente al hombre-pez, que solo se sentía bien metiendo la cabeza en un barril de agua… El continente de las Dos Lunas, en cambio, es un tour-de-force de ideas desatadas en sus 44 páginas. Desarrollado entre nuestro planeta y el planeta originario del Sacramús, que (¡spoiler!) en una improbabilidad de proporciones cósmicas resulta ser el del propio Quena, nos pasea por parajes cósmicos y alienígenas, nos dibuja una maravillosa tecnología y… nos presenta a los Ramuchas, claro.

El volumen se completa con artículos sobre Gos (de Alfons Moliné) y la serie (de Carlos de Gregorio), además de material gráfico diverso de gran interés (portadas, bocetos, etc.), culminando la cuidada edición a la que Dolmen nos tiene acostumbrados. Estamos deseando que la colección siga adelante y nos regale nuevas aventuras de los dos personajes, como hace ya con las de Johan y Pirluit.

La edición de Dolmen incluye numerosos extras que todo aficionado agradece.
La edición de Dolmen incluye numerosos extras que todo aficionado agradece.

Una serie longeva con mucho futuro

“No soy consciente de haber hecho cuarenta álbumes —confesaba Gos en la mencionada entrevista—. Cuando creé la serie, me dije que si podía hacer tres o cuatro, sería genial. Y entonces, la serie tuvo un éxito inmediato (…). No noto que el tiempo pase” (ActuaBD).

Como ya he comentado, lo que más me ha alegrado de la edición de Dolmen es descubrir que las aventuras de Quena y el Sacramús se han alargado durante las últimas cuatro décadas y que ahora hay nada más y nada menos que 42 volúmenes esperándonos. En la página de Glénat es posible adquirir todos los números en perfecto francés, que no me resisto a enumerar (Aquí en francés con las portadas):

  1. L’Héritier de l’Inca (El heredero del Inca, Dupuis, noviembre 1973, Guión y Dibujos de Gos)
  2. Le Magicien de la Grande Ourse (El mago de la Osa Mayor, Dupuis, noviembre 1974, Guión y Dibujos de Gos)
  3. Le Continent des deux lunes (El continente de las Dos Lunas, Dupuis, junio 1976, Guión y Dibujos de Gos)
  4. Le Totem de l’espace (El tótem del espacio, Dupuis, junio 1977, Guión y Dibujos de Gos)
  5. Le Fantôme du Cosmos (El fantasma del Cosmos, Dupuis, junio 1977, Guión y Dibujos de Gos)
  6. La Fugue du Scrameustache (La fuga del Sacramús, Dupuis, julio 1978, Guión y Dibujos de Gos)
  7. Les Galaxiens (Los Galaxianos, Dupuis, enero 1979, Guión y Dibujos de Gos)
  8. La Menace des Kromoks (La amenaza de los Kromoks, Dupuis, enero 1980, Guión y Dibujos de Gos)
  9. Le Dilemme de Khéna (El dilema de Quena, Dupuis, octubre 1980, Guión y Dibujos de Gos)
  10. Le Prince des Galaxiens (El príncipe de los Galaxianos, Dupuis, octubre 1981, Guión y Dibujos de Gos)
  11. Le Renégat (El renegado, Dupuis, julio 1982, Guión y Dibujos de Gos)
  12. La Saga de Thorgull (La saga de Thorgull, Dupuis, octubre 1983, Guión y Dibujos de Gos)
  13. Le Secret des Trolls (El secreto de los trolls, Dupuis, octubre 1984, Guión de Gos – Dibujo de Gos y Walt)
  14. Les Kromoks en folie (La locura de los Kromoks, Dupuis, octubre 1985; Guión de Gos y Seron – Dibujos de Gos, Seron y Walt)
  15. Le Stagiaire (El aprendiz, Dupuis, octubre 1986; Guión de Gos – Dibujos de Gos y Walt)
  16. Le Grand Retour (El gran regreso, Dupuis, noviembre 1987; Guión de Gos – Dibujos de Gos y Walt)
  17. Les Galaxiens s’en vont en gags (Los Galaxianos bromistas, Dupuis, junio de 1988; Guión de Gos – Dibujos de Gos y Walt)
  18. D’où viens-tu, Scrameustache? (¿De dónde vienes, Sacramús?, Dupuis, abril 1989, Guión de Gos – Dibujos de Gos y Walt)
  19. Les Figueuleuses (2) (Dupuis, noviembre 1989, Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  20. Le Sosie (El doble, Dupuis, julio 1990; Guión y dibujo de Gos et Walt – Color de Studio Leonardo)
  21. L’Œuf astral (El huevo astral, Dupuis, mayo 1991 Guión y dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  22. Chroniques galaxiennes (Crónicas galaxianas, Dupuis, enero 1992; Guión y dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  23. La Caverne tibétaine (La caverna tibetana, Dupuis, octubre 1992 Guión y dibujo de Gos et Walt – Color de Studio Leonardo)
  24. Le Cristal des Atlantes (El cristal de los Atlantes, Dupuis, octubre 1993, Guión y dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  25. Le Bêtisier galaxien (El gazapo galaxiano, Dupuis, abril 1994; Guión de Gos, François Gilson, Walt – Dibujos de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  26. Les Enfants de l’arc-en-ciel (Los niños del arco iris, Dupuis, novembre 1994; Guión y dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  27. Les Naufragés du Chastang (Los náufragos de Chastang, Dupuis octubre 1995 Guión y Dibujo de Gos – Color de Studio Leonardo)
  28. Les Petits Gris (Los pequeños gris, Dupuis, abril 1997, Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  29. Le Président galaxien (El presidente galaxiano, Dupuis, noviembre 1997; Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  30. L’Épreuve du sablier (La prueba del reloj de arena, Dupuis, septiembre 1998; Guión y Dibujo de Gos – Color de Studio Leonardo)
  31. La Fontaine des mutants (La fuente de los mutantes, Dupuis, noviembre 1999, Guión y Dibujo de Gos – Color de Studio Leonardo)
  32. Tempête chez les figueuleuses (Tempestad en el planeta de los figueuleses, Dupuis, agosto 2001; Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  33. Le Réveil du mirmidon (El ascenso del mirmidon, Dupuis, febrero 2002 Guión y Dibujo de Gos – Color de Studio Leonardo)
  34. Le Retour de Falzar (El regreso de Falzar, Dupuis, agosto 2003; Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Studio Leonardo)
  35. L’Antre de Satic (La guarida de Satic, Glénat, enero de 2005, Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Benoit Goossens)
  36. Casse-tête olmèque (Rompecabezas Olmeca, Glénat, enero 2006 Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Liliane Labruyère)
  37. Les Exilés (Los Exiliados, Glénat, enero de 2007 Guión y Dibujo de Gos y Walt – Color de Liliane Labruyère)
  38. L’Elfe des étoiles (El elfo de las estrellas, Glénat, enero 2008 Guión y Dibujo de Gos – Color de Liliane Labruyère)
  39. La Clé de l’hexagramme (La llave del hexagrama, Glénat, marzo 2009 SGuión y Dibujo de Gos y Walt)
  40. Les Passagers clandestins (Los pasajeros clandestinos, Glénat, junio 2010 Guión y Dibujo de Gos y Walt)
  41. Le lauréat “K22” (El laureado “K22”, Glénat, mayo 2011 Guión y Dibujo de Gos y Walt)
  42. Le géant d’Imenoca (El gigante de Imenoca, Glénat, febrero 2014 Guión y Dibujo de Gos)

Naturalmente, a partir del número 5, las traducciones son estrictamente no oficiales (habrá que esperar a Dolmen, guiño, guiño…). En España no conocemos siquiera a los “galaxians”, personajes que aparecen a partir del número 6 y que adquieren gran importancia a lo largo de la serie. De carácter claramente cómico e iguales entre sí, parece que son un reflejo de Los Pitufos del maestro Peyo…

El sacramús,  los galaxianos, el pasaportodo en la portada del volumen 6
El sacramús, los galaxianos, el pasaportodo en la portada del volumen 6

Existe una página “oficial” del personaje, que está “en construcción”, al parecer desde hace algún tiempo: www.scrameustache.com. En ella se menciona el proyecto de una serie de animación (para un público muy infantil, según dicen en la productora), prevista para 2016. Os dejamos aquí una muestra de la misma, para que juzguéis por vosotros mismos:

Un epílogo personal: El Sacramús y la paleoarqueología

Alrededor de los diez años, experimenté un extraño fenómeno: vivía en el campo, en una casa en Thy-le-Chateau, un pueblo a unos veinte kilómetros al sur de Charleroi, lejos de otras casas (…). Construí una pequeña noria, y quise probarla en el río, en una zona en la que transcurría entre grandes setos de espinos. De repente, el ambiente que me rodeaba cambió. El canto de los pájaros, que causaban un alboroto infernal, cesó de repente. Entonces vi luces de color amarillo-anaranjado detrás de los setos. ¡Nunca había tenido tanto miedo en mi vida! Siempre he pensado que había algo detrás de aquel seto de espinos (…). Más tarde, en el ejército me encargaron clasificar documentos sobre ovnis. Recibía todas las semanas cuatro o cinco observaciones. Pensaba: “Si hay tantas, ¡los OVNIS deben existir de verdad! “. Así es como, sin darme cuenta, nació el Sacramús. Los extraterrestres me lo habían ordenado (risas).

Así comentaba Gos su más cercano “encuentro en la tercera fase” en la ya mencionada entrevista de 2008. No quiero terminar la entrada sin traer a colación el recuerdo de otro cómic, mucho menos inocente, que tengo vinculado en mi memoria a El heredero del Inca. En concreto, es este:

Los Dioses del Universo 1 - Aterrizaje en los Andes - página 1
Los Dioses del Universo 1 – Aterrizaje en los Andes

Nada más y nada menos que el primer volumen de la versión en cómic de las ideas de Eric Von Däniken, el famoso “divulgador” de las teorías de los antiguos astronautas. Lo publicaron en 1979 y llegó a haber seis volúmenes, que abarcaban desde la construcción de Nazca hasta la destrucción de la Atlántida, pasando por Sodoma y Gomorra…

La lectura de este material se vio muy reforzada por el sobrevuelo de Nazca del Pasaportodo (“De aquí partieron las astronaves llegadas de mi planeta hace diez mil años”, nos informa el Sacramús).

El pasaportodo sobrevuela las pistas de Nazca
El pasaportodo sobrevuela las pistas de Nazca en El heredero del Inca

Si a esta mezcla añadimos la mítica serie de TV Proyecto Libro Azul (también llamada Proyecto UFO: Investigación OVNI, la de “Ezequiel vio la rueda…”) y la ávida lectura de El Triángulo de las Bermudas, de Charles Berlitz y ¡listo!: ya tenemos un pequeño ufólogo en el mundo…

Por suerte, se me pasó pronto, pero aún conservo una notable bibliografía sobre el tema. Y algo bueno salió de ello: me convirtió en un gran aficionado a la astronomía. La ciencia tiene oscuros derroteros…


(1) Perdón de antemano por la sin duda pésima traducción de los párrafos aquí extractados: mi dominio del idioma de Verne ya no es lo era en mis tiempos mozos.

(2) No tengo ni idea de cómo traducir “Figueuleuses”, que son una raza de aspecto roedor y vestimenta hawaiana que sufren una tempestad en el volumen 32…

Anuncios

Publicado por

Use Arias

Tecnófilo, cienciaficcionero, comicloco... Vas pillando la idea...

One thought on “Quena y el Sacramús, de astronautas del pasado y la ingenuidad de los niños”

  1. Como siempre, me sorprendes con recuerdos de cuando era un niño: he tenido entre mis manos tanto el ejemplar del Sacramús como el de “Aterrizaje en los Andes”. El primero, divertidísimo (recuerdo el robot con cabeza de aspiradora) y el segundo, terrorífico. En fin, que me pongo manos a la obra a ver si los pillo por ahí.
    Enhorabuena por el artículo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s