Juego de Tronos: Se avecina tormenta… de espadas

Game of Thrones ha culminado su tercera temporada y con la digestión bien hecha, podemos detenernos a analizarla con cierto cuidado. En todo caso, la promesa de ofrecernos diez horas de fantasía, dragones, batallas sangrientas y carne al descubierto está más que cumplida ¿Qué espectáculo televisivo ofrece más en la actualidad?

El tercer volumen de “Canción de Hielo y Fuego” es el más largo de la saga hasta ahora. De hecho, en España y en otros países se vende dividido en dos libros (aunque las ganas de hacer caja podrían tener mucho que ver al respecto…). A mi parecer, es el más divertido, el más seminal, el que trata los temas de forma más poderosa… Y el que tiene mejor título: qué pena que la serie no se llame “Canción…” y esta temporada “Tormenta de espadas”.

Lo único bueno es que los productores no tienen por qué mantener la fórmula: 1 temporada = 1 volumen y pueden estirar la historia más allá de las cinco (vamos, siete) temporadas. Como era de esperar, “Tormenta…” era un buen candidato para este “estiramiento”, así que como el propio Martin comentó, asistimos a los sucesos que ocupan la mitad del libro, más o menos, divididos en diez episodios de una hora cada uno de ellos… Recordemos que, además, HBO ya ha renovado la serie para su cuarta temporada.

NOTA: Aunque se ha procurado no incluir excesivos spoilers, quizá prefiráis esperar a ver todos los episodios antes de leer los resúmenes.

1. “Valar Dohaeris” (“Todos los hombres deben servir”, en Alto Valyrio; respuesta habitual a “Valar Morghulis“, “Todos los hombres deben morir”, título del último episodio de la temporada anterior)

“Sirvo al único rey auténtico… ¡Stannis Baratheon!” —Ser Davos Seaworth

Los supervivientes de la Guardia de la Noche huyen hacia el Muro. Tyrion busca el reconocimiento de su padre por su actuación en la Batalla del Aguasnegras. Jon conoce al Rey-más-allá-del-Muro. Davos trata de convencer a Stannis de que su nueva chica no le conviene, con funestas consecuencias. Daenerys se plantea comprar un ejército en Astapor y conoce una figura de su pasado. Robb entra en un devastado Harrenhal. Cersei descubre que Margaery es una digna rival. Meñique y Sansa conspiran para huir de Desembarco del Rey.

Nada más y nada menos que ocho historias apretadas en una hora de televisión: me sorprendió profundamente la dispersión de la narración, quizá por el tiempo que ha pasado desde la temporada anterior y por lo excepcional del planteamiento en el panorama televisivo actual.  Esto hace que un análisis capítulo a capítulo sea muy complicado y haya que tratar la temporada como una larguísima película de diez horas. Del episodio nos queda la sensación de los primeros pasos de una partida de ajedrez, en la que se posicionan las piezas antes de los acontecimientos decisivos…

En todo caso, la producción sigue siendo magnífica y los paisajes que se muestran (rodados en Islandia, Croacia, Marruecos, Irlanda…) son increíbles. Me encantó el gigante: gran trabajo de CGI, casi mejor que los dragones. Da gusto ver cómo se van desgranando las piezas del superpoblado mosaico de Poniente, encarnado en sus variopintos habitantes. Me encanta Margaery, pero es que estoy enamorado de Natalie Dormer desde “Los Tudor”. Davos sigue magnífico (solo él daría esa respuesta a sus presuntos rescatadores): uno de mis personajes favoritos del libro, muy bien tratado en la serie. Bastante bien la visión de Astapor y su preciosa “miniatura”, que se añade a los títulos de entrada (parte del episodio de Daenerys aparece en el libro anterior “Choque de reyes”; ya temía que estuvieran especulando con Ser Barristan Selmy)

2. “Dark Wings, Dark Words” (Alas negras, negras palabras)

“Sí, sí, todos los Lannister son leones. Y cuando un  Tyrell se tira un pedo huele a rosas.” —Olenna “La Reina de las Espinas” Redwyne-Tyrell

Siguen desplegándose las piezas en el tablero de Poniente… ¡Y se añaden algunas nuevas! Recuperamos a Arya y asistimos a su encuentro con la Hermandad Sin Estandartes y un viejo conocido. Bran descubre nuevos compañeros en su viaje al Norte. Jon conoce a un “warg”, quien puede ver por los ojos de los animales. Asistimos a los duelos dialécticos y menos dialécticos de Brienne y Jaime. Conocemos a la Reina de las Espinas y asistimos a la misteriosa tortura de Theon. Y rematamos con tres diálogos de “parejas”: Tyrion y Shae, Robb y Talissa y, sobre todo, Margaery y ese pequeño y retorcido rey Joffrey.

Exactamente el mismo planteamiento que el capítulo anterior, pero con una decidida ampliación del plantel de personajes: espero que los que no se hayan leído los libros sean capaces de seguir el ritmo. Quizá haya un exceso de diálogo y poca sangre y carne… aunque la conversación entre Margaery y Joffrey y el interés de este en ver a Margaery matando algo es de lo más perverso que se ha visto en la televisión en bastante tiempo…

Que conste que pese a la escasez de acción y sexo, el episodio es totalmente fascinante. Los personajes están muy bien escritos y mejor interpretados. Increíble la Reina de las Espinas y la escena con Sansa y Margaery. Me encantó el episodio entre Brienne y Jaime y cómo este trata de sacar a la guerrera de sus casillas…Menos interesante la parte de un notablemente púber Bran (también me pasa en los libros): esperemos que los Reed le den algo de vida a la historia…

A ver si la semana que viene recuperamos las buenas costumbres, algún dragón, vísceras y algo de sexo, que esto es Poniente…

3. “Walk of Punishment” (Paseo del castigo)

“Siéntate, Podrick. Vamos a necesitar detalles. Muchos detalles” —Tyrion, tras saber que las putas no aceptaron el dinero por sus servicios a Podrick.

Conocemos a la familia Tully en el entierro del padre de Catelyn: el no muy brillante Edmure y Bryndan, llamado “El Pez Negro”. Arya encuentra a Thoros y su Hermandad sin Estandartes y se despide de un amigo. Los planes de Mance incluyen a Jon Snow trepando por encima del Muro para traicionar a la Guardia. Vemos más “arte” de los Caminantes Blancos y a los restos del grupo de Mormont regresando al torreón de Craster. Allí, una nueva vida nace, con malas perspectivas. El misterioso benefactor de Theon actúa. Melissandre parte en una misteriosa búsqueda. El remozado Consejo del Rey se reúne y toma algunas decisiones importantes. Daenerys llega a un trato con los esclavistas de Astapor para conseguir su ejército. La situación de Brienne y Jaime no mejora en manos de los banderizos de los Bolton y el Matarreyes pierde algo que aprecia mucho.

Edmure
Edmure “no muy brillante” Tully

Comedia negra en un episodio lleno de acción. Contiene varias escenas inolvidables, como la ceremonia inicial de “entierro vikingo” o la reorganización de las sillas en el nuevo Consejo del Rey, con un nuevo Lannister al frente. En todo caso, lo importante es que empiezan a pasar cosas y los actores empiezan a rodar hacia dónde el destino les lleva de modo inevitable. Siguen apareciendo nuevos personajes, como el inefable Thoros de Mir, y nos despedimos de otros (nadie echará mucho de menos a Pastel de Carne). La serie sigue ofreciendo imágenes potentes y una narrativa impecable que hace de esta la mejor temporada hasta el momento.

4. “And now his watch is ended” (Y ahora, su guardia ha terminado)

Nyke Daenerys Jelmāzmo hen Targārio Lentrot, hen Valyrio Uēpo ānogār iksan. Valyrio muño ēngos ñuhys issa.

“Soy Daenerys de la Tormenta, de la Casa Targaryen, de la sangre de la Antigua Valyria. El valyrio es mi lengua materna” (sentimos lo burdo de la traducción, pero tenemos Valyrio nivel medio).

Jaime Lannister sin duda ha visto mejores tiempos, por mucho que cuente con el apoyo inesperado de Brienne. Varys realiza un estratégico movimiento y nos cuenta una historia que nos permite conocerlo mejor. El misterioso compañero de Theon se revela como no tan benéfico para él. Las mujeres (Tyrell y Lannister) muestran su influencia en Desembarco del Rey. Mientras, las cosas se precipitan en el Torreón de Craster y Sam escapa… acompañado. Conocemos al líder de la Hermandad sin Estandartes, Beric, y un juicio notablemente rápido. Daenerys aprende los caminos al poder con tan sorprendente facilidad como la que tiene para los idiomas.

El siempre enternecedor Varys

Grandes historias, mejores personajes, actores plenamente entregados, efectos especiales cada vez mejores… Quizá esté entregado en exceso, pero me da la impresión de que este episodio es incluso mejor que el anterior (aunque con menos “bromas macabras”), confirmando las buenas vibraciones. Si no se te pusieron los pelos de punta en esa escena final de Daenerys rodeada de llamas, es que no tienes corazón…

5. “Kissed by fire” (Besado por el fuego)

Selyse Baratheon, la hija de Stannis, y asistimos a su amistad con Davos. Ygritte pone a prueba los votos de Jon Snow en una bañera (natural). Robb Stark ejerce de Ned Stark ante la traición de uno de sus banderizos. En Desembarco del Rey, la agenda social de bodas reales da un giro realmente inesperado. Ser Jorah y Ser Barristan conversan acerca de la situación política.  Jaime y Brienne comparten una bañera (artificial).

Robb Stark, cada vez más en su papel de Rey en el Norte.

Tras el esperado duelo inicial, de sorprendentes y seríficas consecuencias, nos encontramos más diálogo y menos acción, pero mismo nivel de emoción en el quinto episodio. Lo cierto es que se aprecia meter algo de sosiego y “profundidad de personaje”. Por cierto, alguien debe empezar a hacer un ranking de “escenas en la bañera” de la serie.

6. “The Climb” (La subida)

La visión de Jojen Reed señala un nuevo destino al grupo de Bran. Melissandre aparece en el campamento de la Hermandad sin Estandartes con una petición inusual. Theon participa en un macabro juego con su captor. Robb cierra un trato con los Frey para intentar dar un giro a la guerra. Jaime debe abandonar el campamento de los Bolton, con noticias para su padre. Jon y su compañía nos muestran un serio ejercicio de escalada. Tywin Lannister y Olenna Tyrell llegan a un acuerdo y los sucesos se precipitan en Desembarco del Rey.

Quizá el episodio más flojo de toda la temporada, aunque muchos acontecimientos se pongan en marcha.

7. “The bear and the maiden fair” (La feria del oso y la doncella; antigua canción picante; este capítulo está guionizado por George R.R.Martin)

Ygritte descubre que Jon sí sabe alguna cosa, ahora que están en este lado del Muro. Vemos el trasero desnudo de Talisa. Descubrimos que la Casa Stark espera una nueva generación. Melissandre nos guía en un impresionante tour por el Aguasnegras. Daenerys no parece dispuesta a negociar con los esclavistas de Yunkai. Arya escapa de sus captores, para acabar en manos de uno de sus peores enemigos. La tortura de Theon llega a un nuevo y doloroso nivel. Osha se sincera con Bran. El anuncio del compromiso entre Tyrion y Sansa sacude la corte de Desembarco del Rey. Y cerramos la historia de Jaime y Brienne de una manera muy inesperada. (Y no os perdáis la magnífica canción de los créditos!!) 

Mucho mejor el episodio que el anterior. Parece que Martin se apunta a guionizar un episodio por temporada, demostrando que aún domina el medio.

8. “Second Sons” (Segundos Hijos; nombre de una compañía de mercenarios al servicio de Yunkai)

Arya llega a una tregua con su captor al saber que se dirigen a Los Gemelos. Dany descubre más que un mero interés estratégico en Daario Naharis, uno de los jefes de la compañía de mercenarios de Yunkai. Davos y Stannis asisten a la nueva invocación de Melissandre, usando la sangre del bastardo. Asistimos a la boda de Tyrion y Sansa. Sam descubre mucho valor dentro de sí y un arma que podría cambiar la amenaza de los Caminantes Blancos

9. “The Rains of Castamere” (Las lluvias de Castamere; canción que “celebra” la destrucción de la Casa Castamere por los Lannister)

El esperado episodio NUEVE: Todo se precipita. Jon toma su decisión, con la inesperada ayuda del inquietante poder de Bran y el desepero de Ygritte. Dany envía a sus mejores hombres a enfrentarse a toda una ciudad. El Perro y Arya llegan a los Gemelos…. Y en Los Gemelos, ocurre la Boda Roja.

Horroroso, sorprendente, inquietante, deprimente… Y una de las mejores horas de la televisión de los últimos tiempos.

10. “Mysha” (Mysha; “madre”)

Arya comienza la venganza Stark. Tyrion y Sansa se acostumbran a la vida en pareja. Bran logra atravesar el Muro, con un poco de ayuda inesperada. Sam llega al Castillo Negro con información sobre los Caminantes Blancos y produce el primer spam de la historia. Davos libera a Gendry y es reclutado en la nueva batalla de Melissandre y Stannis. Descubrimos la identidad del torturador de Theon y parte de él llega a las Islas del Hierro, poniendo en marcha a su hermana. Llegan noticias de Los Gemelos a Desembarco del Rey. La recepción a Jaime es más tibia de lo esperado. Daenerys se da un nuevo significado a baño de multitudes.

Tras el shock del episodio anterior (suponemos que multiplicado para aquellos que no sean lectores del libro), se preparan los acontecimientos de la próxima y esperada temporada.

Fringe, tercera temporada: ciencia-ficción de la buena

Aproveché las vacaciones para retomar “Fringe“, que había abandonado al finalizar la segunda temporada. Y debo decir que, aunque las dos primeras me habían parecido bastante buenas, ¡la tercera se sale de la escala!. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una serie de ciencia-ficción: una historia intrigante, grandes personajes (y actores), acción a raudales y profundos temas para reflexionar… De hecho, creo que los ocho primeros capítulos constituyen, sin duda, una de las cimas de la Ciencia-Ficción televisiva.

(Nota: a estas alturas, no me voy a preocupar en exceso de los “spoilers”; aunque intento no revelar excesivos detalles de la trama, en el texto aparecen cosas que es mejor ver a que te las cuenten).

F

Uno de los elementos que hacían que “Fringe” se pareciera a mi añorada “Expediente X” era una nítida división entre episodios “mitológicos” (es decir, que hacen que la trama principal avance) y los episodios autoconclusivos, los del “monstruo del día”. El problema con “Fringe” es que estos episodios autoconclusivos no son, ni de lejos, tan buenos como solían ser los de “Expediente X” (que estaban entre  los mejores de la serie).

Esto se ha corregido notablemente en esta tercera temporada, donde se ha logrado alcanzar un magnífico equilibrio entre ambos tipos de historias. Ahora, los episodios autoconclusivos aportan profundidad a los personajes (especialmente, a los del Universo alternativo), pero además,  encajan a la perfección y ayudan a progresar a la cada vez más compleja, pero muy interesante, historia central. Algo que Carter nunca logró hacer con su creación….

R

El intercambio de Olivias

El arco argumental con el que se inicia la temporada es de una potencia sin igual. Los guionistas nos mueven con naturalidad entre dos Universos paralelos, cada uno con su propia cabecera (la estándar azul y la roja), y se alternan episodios puramente “mitológicos” con otros más circunstanciales, pero esenciales para el crecimiento de los personajes, diluyendo las fronteras entre ambos tipos de historias en aras de una narrativa mucho más sólida y continuada.

Además, los actores realizan un magnífico trabajo, representando dos versiones de sus personajes. Especialmente destacable resulta la complicada dualidad entre nuestro científico loco de cabecera, Walter Bishop, y el progresivamente más inquietante y malvado Walternativo (John Noble), aunque la sutiliza entre Olivia y AltOlivia (Anna Torv) es también más que notable. El papel de Peter (Joshua Jackson) queda algo deslucido en estos primeros compases de la temporada, aunque se compensará más tarde.

Por poner alguna pega, me hubiera gustado que los guionistas hubieran explotado algo más las diferencias entre ambos Universos: los dirigibles, las Torres Gemelas, la Estatua de la Libertad de bronce, la inexistencia de U2… Son esos detalles los que dan auténtico sabor a la tarea del concienzudo analista…

3×01.Olivia. La Olivia de nuestro mundo es sujeta a un diabólico procedimiento dirigido por Walternativo, destinada a hacerla creer que, en realidad, es AltOlivia. La huida, el taxi (magnífico Andre Royo en el papel del taxista), el inevitable final, ese vistazo final a nuesto Universo… Una de las mejores “rentrées” que recuerdo…

3×02.The Box (La caja). De regreso a nuestro Universo, un suceso “fringe”, una caja que vuelve catatónicos a quienes la abren, acaba relacionado con el Dispositivo del Día del Juicio Final (el Dispositivo, en adelante, que queda muy largo). Además, AltOlivia pone en su sitio a Newton y Walter hereda Massive Dynamics. Un ejemplo de como convertir un “monstruo del día” en un episodio mitológico sin que te des cuenta…

3×03.The Plateau (La meseta). Uno de los mejores episodios de la temporada ¡¡y es autoconclusivo!! Por primera vez vemos en acción a la División Fringe del Universo B (Charlie, Lincoln y Olivia – AltOlivia, con B-Broyles y OtrAstrid de soporte), que, en realidad, es mucho más interesante que el que tenemos aquí. Todo alrededor de un “villano” que consigue desencadenar el caos mediante la menor de las acciones… Además, Walternativo descubre sus planes a B-Broyles.

3×04. Do Shapeshifters Dream of Electric Sheep? (¿Sueñan los cambiaformas con ovejas eléctricas?). Debo reconocer que el concepto de los cambiaformas no me entusiasmó cuando se introdujo en su momento, aunque Newton (Sebastian Roché) ha jugado muy bien su papel de “malo residente”. Este episodio intenta darles algo más de profundidad, aunque a mi parecer la idea se mantiene como un “verso suelto”  en el entramado de la serie (ver “Reciprocity” para comprobar que en esto coincidía con los guionistas…). Por otra parte, muy buen episodio, lleno de acción y con un complejo juego a dos barajas por parte de AltOlivia. ¡Ah! Y el speech de Walter como nuevo director de Massive Dynamics no tiene precio…

3×05. Amber 31422 (Ámbar 31422). De regreso al Universo alternativo, descubrimos que las personas atrapadas en el ámbar que tapona las grietas de la realidad siguen vivas cuando un hombre decide salvar a su gemelo. Además: Walternativo  dará el paso definitivo para descubrir el secreto de la capacidad de Olivia a cualquier coste. Otro buen episodio (aunque la historia del ámbar no me acabó de atrapar), sobre todo por la operativa de la División Fringe B y los elementos “mitológicos” que contiene: ¡Olivia vuelve a estar con nosotros!

3×06.6955 kHz. Una emisión de radio borra la memoria de los que la escuchan. Finalmente, Astrid (Jasika Nicole; sí, ¡yo también quiero que salga más!), descubre que la emisión coincide con las coordenadas donde la “Primera Gente” ha enterrado las piezas del Dispositivo. ¡Uau! ¿Primera Gente? ¿La máquina de destrucción de la que Peter es, presuntamente, parte esencial, enterrada hace millones de años por unos misteriosos individuos? La historia no es de las mejores, pero abre un montón de posibilidades intrigantes y te deja con ganas de más…

3×07.The Abducted (El secuestrado). La División Fringe B se enfrenta a un psicópata que rapta niños y les absorbe la vitalidad. Una de sus víctimas fue el hijo de B-Broyles. Además: Olivia busca a su único aliado en el universo alternativo. Me quedo sin adjetivos: este es otro de los buenos, buenos… Muy especialmente, gracias a la dinámica que se establece entre Olivia y B-Broyles. Olivia se revela como una auténtica heroína, sin importar el Universo en que esté. Y por eso la queremos, claro.

3×08.Entrada (es español en el original). El arco concluye en un episodio trepidante, complejo, con saltos y acciones paralelas en ambos Universos, que restaura las Olivias a sus Universos correctos y con ellas el equilibrio perdido. Magnífico Peter: Joshua Jackson transmite la desesperación y la confusión propia de quien ha sido engañado y sabe que no debería haberlo sido… La imagen del cuerpo mutilado de B-Broyles es una de las más impactantes de la temporada.

I

Las cosas nunca volveran a ser iguales…

Y así comienza… las consecuencias del intercambio de Olivias. Lo cierto es que desde “Entrada” hasta que comienza el cierre de la temporada se produce un cierto bajón en la tensión de la serie (aunque manteniendo buenos niveles de calidad). Y esto se notó en los sacrosantos “ratings” televisivos de los EE.UU., que estuvieron a punto de poner en peligro su continuidad.

El “leit-motiv” de esta parte de la temporada es la lenta reconstrucción de la relación de Olivia y Peter, muy tocada tras el asunto de AltOlivia. Muchos de los episodios giran alrededor de este tema y a veces, la historia (el “monstruo del día”) es poco mas que un McGuffin. Por su parte, AltOlivia también experimentará consecuencias, aunque en su caso sean bastante más carnales y, desde luego, más relevantes para el personaje y la serie.

3×09.Marionette (Marioneta). Con el regreso a la normalidad, la División Fringe (la de este Universo) se enfrenta al robo de órganos… mientras están dentro de personas vivas. Entretanto, Peter y Olivia intentan retomar su relación donde la dejaron. ¡Uf! Que bajón de episodio: todo él está destinado a justificar la escena del ballet (que es realmente buena, pero no justifica una historia aburrida)… ¿Es el regreso a la dinámica del “monstruo del día”?

3×10. Firefly (Luciérnaga). El Observador organiza la reunión del músico Roscoe Joyce (Christopher Lloyd, nada menos) con su hijo fallecido y desencadena una compleja secuencia de acciones destinada a someter a Walter una prueba definitiva… Magnífica la interacción entre Lloyd y Noble. Indudablemente mejor que el anterior episodio, aún así no terminó de convencerme toda la historia. Y eso  que los Observadores constituyen una de los “elementos mitológicos” que más me gustan de “Fringe” (supongo que porque me recuerdan a Uatu).

Por cierto: al parecer, el Observador está en todos y  cada uno de los episodios de la serie, a modo de “huevo de Pascua”. Para los que no os apetezca andar buscándolo, AQUÍ se listan sus apariciones.

3×11. Reciprocity (Reciprocidad). Tras recuperar las piezas por todo el mundo, el Dispositivo está finalizado… e inerte. Al menos, hasta que Peter se acerca y lo dispara, provocando una enorme preocupación en Walter sobre cómo están conectados la máquina y su hijo y de qué impensables formas le puede afectar… Además, alguien comienza a asesinar a los Cambiaformas y todo parece vinculado a los diarios que AltOlivia mantenía en su portátil. Toda la “movida” alrededor de que Olivia no lea los diarios de AltOlivia me pareció un pelín cansina, pero en general es un interesante e inquietante final a la “saga de los Cambiaformas”, que además dirige las sospechas hacia Peter como “agente de la destrucción” definitivo

3×12. Concentrate and Ask Again (Concéntrate y pregunta de nuevo). El extraño caso de un arma química que parece volatilizar los huesos de sus victimas fuerza a la División Fringe a reclutar a otro paciente del Cortexiphan, este con la capacidad de leer las mentes. Se trata de un episodio autoconclusivo bastante flojo. Solo lo salva la historia del antiguo compañero de suplicios de Olivia y su interacción mutua. De hecho, parece que el episodio existe para justificar dicha relación y establecer la dualidad de sentimientos de Peter hacia Olivia / AltOlivia. En todo caso, un ejemplo de cómo la mitología se impone con fuerza al esquema “monstruo del día” con buenos resultados.

3×13.Immortality (Inmortalidad). De regreso en el Universo alternativo, AltOlivia se reúne con su pareja, mientras se enfrentan al misterioso caso de unos escarabajos con un decidido apetito por la carne humana. Ya creía que nos habíamos olvidado del Universo “en rojo”. La pena es que la historia sea muuuy mala… Como en el caso anterior, solo se salvan los elementos mitológicos, algún secundario prometedor (esa técnico de laboratorio ligona) y en especial, la impactante revelación del estado de AltOlivia. Lo mejor: nos deshacemos de otro cabo suelto de la historia, el insípido “novio” de AltOlivia.

3×14.6B. Todo parece indicar que los “lugares blandos”, donde la realidad se altera y los universos se mezclan, están proliferando también en nuestro lado. En un edificio, una serie de sucesos aparentemente paranormales conducen a uno de estos espacios. Este episodio pretende contar una historia de amor en el marco de la guerra entre Universos. Personalmente, me pareció algo “moñas”, pero tiene bastante predicamento entre los aficionados. Aprovechando que “el amor está en el aire”, Peter y Olivia (pese a los patosos intentos de Walter para reconciliarlos) se las apañan para restañar las heridas dejadas por AltOlivia… ¿o no?

3×15. Subject 13 (Sujeto 13). Continuación del episodio “Peter” de la segunda temporada, una mirada retrospectiva al tiempo que pasaron juntos los Bishop y Olivia en Jacksonville. Una gran historia, emotiva, que dota de profundidad e interés a los personajes de Peter (en especial) y Olivia. Y, de propina, impresionante sorpresa final… Sin olvidar esa magnífica cabecera “retro” especial para la ocasión.

K

El regreso de William Bell

Comienza aquí el controvertido arco argumental que devuelve a William Bell (que no a Leonard Nimoy) a escena. Bell se las ingenia para crear un dispositivo (¡imanes del alma! No me extraña que haya cierto revuelo religioso alrededor de la serie) que permite recoger su consciencia después de su muerte física. Además, se las arregló para hacer que Olivia los ingiriera (durante su visita a las Torres Gemelas del Universo alternativo). Atrapado en el interior de Olivia, se inicia una carrera por encontrar un receptáculo para la mente del científico e impedir la desaparición de nuestra heroína.

3×16. Os (Osmio). Un episodio algo tonto, acerca de un científico que encuentra una manera de hacer que los seres humanos floten, conduce al descubrimiento que William Bell (o, al menos, su consciencia) sigue vivo… ¡en el cerebro de Olivia! En todo caso, buena cinematografía para sugerirnos los efectos de “flotabilidad” de los sujetos…

Nota: yo he visto los episodios en V.O., por lo que no sé (ni me interesa mucho, la verdad) cómo se ha resuelto en el doblaje  la “impersonación” que Anna Torv hace de la voz de Leonard Nimoy. A este respecto, hay opiniones para todos los gustos. Yo creo que si te lo tomas muy en serio, no queda muy bien. Desde un punto de vista más “ligero”, sin embargo, resulta bastante gracioso, sobre todo cuando Walter y Bell (desde el muy femenino cuerpo de Olivia) hacen comentarios claramente sexistas o este último intenta ligar con Astrid…

3×17. Stowaway (Polizón). La División Fringe (ahora “mejorada” con la aportación de “Olivia-Bell”) investiga una serie de suicidios con la participación de una mujer aparentemente inmortal. Una premisa interesante, pero que se deja sin resolver tras un episodio que, de otra manera, sería estupendo. Tampoco es especialmente satisfactoria la introducción del Lincoln de nuestro Universo. Una oportunidad desperdiciada (lo siento, pero desde Expediente X estoy muy picajoso con lo de la falta de cierre de las tramas).

3×18. Bloodline (Línea de Sangre). En el Universo rojo, descubrimos que AltOlivia teme sufrir la enfermedad que mató a su hermana durante su fallido embarazo, cuando un misterioso grupo de científicos la secuestra. Charlie y un cada vez más enamorado Lincoln  unen esfuerzos con el taxista de “Olivia” para rescatarla. Los episodios de “aquel lado” parecen decididamente más oscuros y llenos de acción y sus personajes, cada vez más interesantes. Buen episodio, que marca un punto de inflexión para AltOlivia y puede considerarse el preludio de la Saga final…

3×19. Lysergic Acid Diethylamide (LSD). El tiempo se acaba y la División Fringe debe extraer la conciencia de Bell del cuerpo de Olivia. Se traza un arriesgado plan, en el que los Bishop y el propio Bell accederán al inconsciente de Olivia. Puede gustar más o menos, pero no cabe duda de que este es el episodio más arriesgado de la temporada, con su segunda mitad animada mediante rotoscopia (creo). En mi opinión, el resultado es muy bueno (aunque la premisa no resulte excesivamente original). Un episodio que hay que ver, sin duda. Lo peor, ver a Broyles convertido en secundario cómico.

I

El día que morimos

Y se acerca el fin de la temporada. La “Saga del regreso de William Bell” no resultó tan redonda como a muchos nos hubiera gustado, aunque no hay duda que volvió a levantar el interés por la serie, algo decaída en su parte intermedia. Por suerte, los guionistas aún se guardaban un as en la manga…

3×20. 6:02 AM EST. Walternativo desencadena el principio del fin, al conseguir poner en marcha el Dispositivo de su lado gracia al ADN de Peter. La realidad comienza a desfallecer en nuestro lado. Por suerte, AltOlivia toma la decisión de buscar nuevos caminos. Además: el regreso de Sam Weiss y la revelación de su conexión con la Primera Gente. Algo precipitado, pero muy interesante capítulo, que debe valorarse como el calentamiento para un final apoteósico (esperamos)…

3×21.The Last Sam Weiss (El último Sam Weiss). Todo se precipita: el Universo entero está en peligro y parece que Peter es el único que puede salvarlo, si consigue entrar en el Dispositivo. Y para eso hay que buscar una palanca, que resulta tener el mencionado Sam Weiss y cuya naturaleza es sorprendente… Finalmente (tras un episodio pletórico de acción), Peter logra entra en el Dispositivo y…

3×22.The Day We Died (El día que morimos). Estamos en 2026. La División Fringe está en lucha con la organización terrorista “El Fin de los Días”, quienes intentan precipitar el final de nuestro Universo atacando los “lugares blandos” causados por el Dispositivo y la destrucción del Universo alternativo. En este fin tienen la ayuda nada menos que de Walternativo, superviviente del desastre. Walter está en prisión por haber causado todo el asunto. Olivia es la jefa de la división y está casada con Peter. Ella (su sobrina) forma parte del departamento…

Es impresionante como los guionistas consiguen montar todo un mundo del futuro coherente en menos de media hora.de narración, con referencias al inicio de la serie y  nuevos personajes con su propia dinámica… Y como lo utilizan para dar cierre a una serie de cuestiones planteadas en episodios anteriores. En especial, el tema de la Primera Gente, cuya solución es a mi parecer muy buena (mejor un buen viaje en el tiempo que una oscura civilización antediluviana). Gran episodio, que pulveriza las dudas sobre la serie y nos deja con la inquietud de ver más, de regresar a estos Universos y estos personajes… Y ver cómo solucionan el “asunto” Peter, claro.

S

En resumen…

Muy buena temporada. La mejor de la serie, sin duda. Tiene altibajos, como es normal en un show de 22 episodios, pero casi cada episodio tiene algún hallazgo memorable. Además, buena parte se debe a que los guionistas dejaron muy arriba el listón con esa primera historia. Así que hay que verla. Yo, ahora, a por la cuarta…

Los glifos

Supongo que todo el mundo lo debe saber, pero yo me enteré a mitad de esta temporada: ¿sabéis esas inquietantes imágenes que aparecen en medio de los episodios? ¿La mariposa, la rana, la manzana…? Esas imágenes son cortinillas que, al emitir la serie en los EE.UU. dan paso a la publicidad (y finalizan los “Actos” en los que se divide el episodio). Pues bien… Resulta que en realidad ¡forman un alfabeto! El alfabeto tiene en cuenta tanto el símbolo como una pequeña luz amarilla que aparece:

El código Fringe
El código Fringe. Las interrogaciones indican letras que aún no han aparecido

Esto quiere decir que cada episodio deletrea una palabra. Por ejemplo, el último episodio de la temporada deletreaba “NO MORE”… Al parecer, el código no era público y fue descifrado por el muy norteamericano (pese al nombre) Julián Sánchez. En la Fringepedia tenéis todas las palabras que aparecen en la serie.

Como es natural, no me he podido resistir y  también he usado el código en esta entrada para poner…

Vértice, los extraños héroes de IPC y los lectores de cómic digital

Si de algo he sido coleccionista, es de cómics. No puedo soportar una colección incompleta. Me inquieta. Me desvela. Por eso me gustan tanto los gruesos volúmenes que son el formato preferido del mercado en este siglo. De un tiempo a esta parte, me estoy planteando la posibilidad de pasarme al  cómic digital, cuyo stock infinito asegura la plenitud de toda colección…  El problema es que aún no sé si me gustan los cómics en formato digital.

Durante los años de mi preadolescencia, una de mis grandes obsesiones la constituyeron los cómics de super-heroes que editaba Vértice, con ese emocionante “Revista para adultos” estampado en la portada, ese magnífico color restringido a las portadas de Lopez Espí y nombres tan evocadores como “La Patrulla X”, “La Masa” o “Dan Defensor”.

Cubierta de la Patrulla X de Vertice V.3 Numero 4
Cubierta de la Patrulla X de Vertice V.3 Numero 4

Alguien (no recuerdo quién) me había regalado varios ejemplares de “Antología del Cómic”, una serie Vértice que mezclaba historias completas de todo tipo de estilos y orígenes: Conan (recuerdo perfectamente la imagen de Conan mordiendo el cuello de un buitre. colgado en la cruz, en “Nacerá una bruja”), Shang-chi, El hombre de bronce, Spiderman… A raíz de dicho regalo, empecé a fijarme en la sección de “tebeos” de mi librería habitual, a la que hasta ese momento no había prestado excesiva atención. En algún momento, compré el Nº 4 de la Patrulla X (Volumen 3), titulado “Unus El Intocable”, que siempre consideré mi primer cómic de super-héroes. Todavía lo tengo y ocupa el principio de los casi tres metros de estantería de comic-books sobre mutantes que conservo en mi trastero…

La magnífica Tebeosfera resume la aportación de Vértice al cómic en nuestro país con un contundente:

Sello editorial fundado por J. Torrá y Mas en 1964, antes distribuidor y que siguió realizando esa labor bajo el nuevo sello editorial, bajo el cual editó obras servidas por agencia, procedentes del sello británico IPC o de los estadounidenses Marvel y DC, hasta 1981. Se caracterizó por el absoluto desprecio por la obra original, demostrado al remontar y rescribir historietas sin el conocimiento de sus autores y de forma caótica.

Es cierto. Ahora lo sé. Pero entonces… ¡Aquello sí que eran cómics y no los de Mortalelo!

Lamentablemente, en los años 70, seguir una colección de cómics en una pequeña ciudad de la España profunda (y toda España era muy profunda por entonces) no era tarea fácil. Recuerdo esperar con ilusión durante semanas el siguiente ejemplar, solo  para  comprobar que, una vez más, me habían saltado uno o dos números y que ya nunca más podría saber el final de tal o cual historia.

Empecé a dedicar buena parte del dinero de mi paga a intentar obtener más dosis de “acción en blanco y negro” y, sobre todo, a completar los enormes huecos en la numeración, solicitando números atrasados, rebuscando en puestos de feria y otros recursos igual de inefectivos.  Y así sigo hoy día.  Lo cierto es que  he conseguido completar casi todas las historias que el azar de una distribución nefasta me había arrebatado en la infancia….

En otro momento hablaré de mis dos décadas de lector de mutantes Marvel cuyo comienzo he contado. Ahora, prefiero centrarme en las excepciones a mis ansias completadoras, a ese “casi”, que está compuesto fundamentalmente por las colecciones de  personajes IPC. ¿Qué a quiénes me refiero? Pues a personajes con nombres tan extraños como Mytek, Zarpa de Acero, Spider (no el que pensais), Dollman… Un conjunto de comics que, claramente, no casaba con el resto, con los de Marvel…

Todos ellos son comics de la editiorial IPC / Fleetway, británicos, para más señas, aunque con cierta intervención española. Son los primeros comics que editó Vértice, de hecho. Y son realmente raros. La palabra “bizarro” parece que se inventó para ellos: un tipo que al recibir una descarga eléctrica se hace invisible, excepto por su metálica Zarpa, un robot gigante con forma de mono, un ladrón egocéntrico con orejas a lo Spock… Todo tenebroso y oscuro, en un blanco y negro que se nota original, no como en el caso de las creaciones de Stan Lee, con unos guiones extraños, en los que los héroes eran malos, solitarios, misántropos.

Para los interesados en más detalles, que escapan a este modesto post, os remito al magnífico artículo de Daniel Fernandez en Tebeosfera.

Zarpa de Acero
Zarpa de Acero

Lo cierto es que no me había acordado de ellos hasta recientemente, cuando Planeta DeAgostini sacó el número 1 de “Zarpa de acero“. Lo compré con la ilusión del que se re-encuentra con un viejo amigo. Como nunca llegué a leer los primeros números de la colección, tuve esa sensación de plenitud (“Así que era por eso…”). Y luego salió el 2, el 3…

Sin embargo, seguía con la intriga de saber qué pasó con Mytek el Poderoso, el impresionante robot gigante simioforme y sus ansias destructoras en manos del malvado Gogra o con el presunto amo del crimen Spider… Así que, motivado por ese afán completista que comenté, me lancé a buscar “ediciones digitales” en Internet (y las encontré, claro).

Ahora solo tenía que leerlas.

De vuelta al mundo digital

Soy un convencido del formato digital para los libros y me hace gracia la típica objeción del no creyente: “es que donde esté el tacto del papel…”: paseáte tú por el Metro de Madrid con las 1,000 páginas, más tapa dura, de “A Dance With Dragons” y ya me diras el tacto que has disfrutado…

Pero los comics…

Lo primero que hice fue bajarme los lectores mas habituales para Windows (Comical y cDisplay). Ambos son muy sencillos. Como sabréis, la mayoría de los formatos de comic digital (CBR, CBZ) son tan solo archivos zip o rar renombrados, que contienen archivos gráficos en secuencia alfabética. Es decir,  estos lectores se limitan a representar dichos archivos gráficos en la pantalla y a configuraciones muy básicas (nivel de zoom, orden de visionado, para el manga, visionado de uno o dos archivos).

La experiencia de visionado con estos lectores es, a mi parecer, deficiente. Me pareció especialmente malo el control (más bien la falta de él) mediante ratón. Si alguna ventaja tiene el visionado de comics en ordenador, esa es la posibilidad de utilizar el ratón y, en especial, la rueda… En todo caso, son tan sencillos que cumplen su misión. Especialmente, Comical, que sería la opción con la que me quedaría de no ser por el tercer software que usé: Comic Rack.

Comic Rack es, además de un lector, un gestor de biblioteca. Tiene un problema clarísimo y es que al principio es confuso, pero como lector de comics para ordenadores, no tiene parangon.

Por un lado, incluye un completísimo control de la navegación mediante la rueda del ratón, que permite una enorme fluidez de la visualización. Por otro lado, almacena la configuraciones en “áreas de trabajo”, con lo que puedes guardar las múltiples opciones que ofrece: ajuste de la página (ancho, alto, una o dos páginas), zoom por defecto, ajuste automático de zoom (la página se ajusta a lo configurado y luego hace zoom) desplazamiento automático (más útil para control con teclado), transiciones entre páginas, fondos…

Pantalla de lectura de Comic Rack, mostrando una página del número 1 de Mytek
Pantalla de lectura de Comic Rack, mostrando una página del número 1 de Mytek

Es gratis, aunque cada vez que lo lanzas te recuerda que es bueno ser agradecido y hacer una donación al autor. Lo cierto es que el trabajo lo merece…

Otros medios

El otro aparato de lectura digital que tengo es el Kindle. En este, los problemas que me encuentro son varios. El primero, el color. Representa grises, pero no color. El segundo, el tamaño. Son solo 6 pulgadas de diagonal. El tercero, el nefasto control del formato mobi para ampliar gráficos… Y no hay soporte para CBR u otros formatos.

Esto último me condena al uso del PDF (siempre me ha caido antipático el formato PDF). Por suerte, el mencionado Comic Rack incluye un conversor, lo que me facilita la creación de mis flamantes comics para eBook, que transporto a Calibre y de ahí al lector.

El caso es que la experiencia sigue sin ser ideal: hay viñetas que no caben, sea cual sea el porcentaje de ampliación que coloques (al 100% no soy capaz de leerlos, qué se le va a hacer: cosas de la edad), el flujo de lectura es raro (izquierda – derecha – vuelta a la izquierda – abajo – derecha, página siguente). Curiosamente, el formato del volumen 1 de Vertice (con su media de 2 x 2 viñetas) se adapta bastante mejor al Kindle que el habitual 3 x 3 o mayores…

Algunas conclusiones

El principal problema que encuento en los cómics digitales es la dificultad de mantener la página como unidad narrativa, no hablemos ya de la doble página, o de seguir el discurso interno entre viñetas, especialmente cuando se rompe el orden de lectura tradicional (izquierda-derecha, arriba-abajo).

En esto me veo condicionado por el artilugio de lectura que utilizo: mi ordenador portatil. Aún no me he sentido impelido a la compra de un tablet, sea propulsado mediante manzanas o mediante androides. Mi portatil es apaisado, como todos, por lo que “no me cabe” la habitual página vertical de un comic. Eso implica visualizar el comic en zoom, viendo la mitad superior, pero no la inferior. En general, primero veo la página completa, para luego pasar al mencionado zoom…

Debido a ello, el control del ratón es tan importante en la experiencia de visionado de comics. Al menos para mi.

Lo cierto es que para cómics que distribuyen la página en viñetas tradicionales (como Zarpa de Acero, Mytek o Tintín) no hay excesivos problemas; si la obra utiliza el espacio de forma algo más creativa (pongamos, “El Velatorio”, de  Sandman, que es el que utilicé en la prueba)… Uf!

De momento, el papel es aún el mejor soporte para el cómic, aunque creo que podría acostumbrarme a la lectura en pantalla gracias a Comic Rack… En cuando disponga de un tablet, completaré el post.