Marketing e historia en los años 30

Revolviendo entre papeles familiares “históricos” me he tropezado con un curioso ejemplo del “marketing” estilo años 30 en España. Nada más y nada menos que un folleto promocional de la “Historia de España. Gran historia general de los pueblos hispanos”, que se comenzó a publicar durante la II República. Como hago siempre que pongo mis manos en algo de cierta antigüedad, lo he escaneado hasta el siglo XXI…

La “Gran historia general de los pueblos hispanos” publicada en forma de fascículos entre los años 1931 y 1964, constituye una de las primeras historias de España que se alejaban del modelo de “autor único”:

“Se imponían las obras de síntesis abordadas por equipos de historiadores, y no por uno solo, y en las que, por lo mismo, se cayera en una verdadera parcelación organizativa del relato. (…) El primer empeño en este sentido fue la Gran historia general de los pueblos hispanos del Instituto Gallach” (Historia de la historiagrafía española, editada por José Andrés Gallego).

La primera página del folleto nos indica que la obra se publica “Bajo la dirección del Profesor Luis Pericot García” y tras una impresionante lista de colaboradores, nos indica que se trata de una “Producción magistral; concreción feliz de la moderna historiografía hispana, que con la gran autoridad de su texto y la sugestión de sus ilustraciones, lleva a la escuela y al hogar, con hálitos nuevos, nutrido de provechosas enseñanzas, el desfile prodigioso de los siglos por el solar patrio“.

Imagen de los cinco volúmenes de la primera edición (sin confirmar) de la Historia de España del Instituto Gallach
Imagen de los cinco volúmenes de la primera edición (sin confirmar) de la Historia de España del Instituto Gallach. Está sacada de AQUÍ. La subo para preservarla, ya que al ser un sitio de compraventa, podría desaparecer en cualquier momento.

La editorial responsable era el Instituto Gallach, institución fundada en 1890 en Barcelona y que está involucrada en la creación de la prestigiosa editorial Calpe (después, Espasa-Calpe). El Instituto Gallach fue una de las editoriales más activas en nuestro país hasta mediados del siglo XX y pervivió muchos años hasta que fue absorbida por el grupo Océano a finales de los 70, que aún conserva su sello. Aquí se puede encontrar un detallado estudio de la actividad de esta editorial.

La obra se publicaría en 50 fascículos a lo largo de los años, que se agrupaban originalmente en cinco volúmenes (2.800 páginas, 4.000 grabados, 400 láminas en tonos sepia). Posteriormente, la obra siguió re-editándose y se amplió con volúmenes adicionales referidos a la historia contemporánea. Hoy puede rastrearse en la Historia de España en 8 volúmenes de la Editorial Océano.

El folleto

Un esfuerzo editorial semejante necesitaba de cierto empuje publicitario para asegurar las ventas. Las cosas no han cambiado tanto, así que, al parecer, se redactó y publicó el folleto que nos ocupa, que se distribuiría entre las librerías con el ánimo de obtener la atención de los posibles suscriptores.

folleto

El cuadernillo tiene un formato de 110×150 mm (algo mayor que un A6) y 16 páginas, sujetas con dos grapas. La contracubierta la forma una composición de imágenes, sin texto. Podría haberse entregado plegado por la mitad, con dicha composición en el exterior, lo que le daría el tamaño de los “crisolitos”, bastante popular. Esto es mera especulación, pero el ejemplar presenta una acusada doblez que apuntaría a esto último

TPosible marca de la imprenta responsable del folletoanto el papel como la impresión está muy cuidada. A pesar de su antigüedad, se conserva razonablemente bien. No hay fecha, ni lugar de publicación, aunque hay una marca en la trasera que podría ser la imprenta: “D&O, S.A.”

El texto, anónimo, constituye una descripción de los cinco volúmenes previstos y, a través de ella, se realiza un resumen de la historia de España, en el que se insertan las obligadas glosas a la obra. Así, tras la introducción, el editor cuenta “Lo que nos hemos propuesto con esta producción monumental”, una apasionada descripción de la obra, “¡Una historia de la patria! Esta empresa solo suele llevarse a cabo una vez en la vida“, nos dice. “Se imponía una nueva Historia nacional, porque el momento histórico que vive ahora el país requiere de una fuente de estudio a tono con el dinamismo que nos impulsa“.

Después, se repasa la historia del país dividida en apartados: “La emoción de la prehistoria”, “Las primeras civilizaciones desarrolladas en el suelo hispano”, “La huella de Roma en Hispania”, “La invasión, el dominio y la cultura musulmanas”, “La vida peninsular en la Edad Media”, “La casa de Austria” y “La casa de Borbón”. En este se establece el límite temporal de la obra: “…hasta 1931, en el que se implanta de nuevo el régimen republicano en España“.

Se cierra el relato con un apartado en el que se destaca “La historia del arte español a través de esta gran obra”, en la que se señala la dedicación a este tema, hasta el punto  que “la valiosa obra que venimos reseñando es como un Museo del Arte Español“, convirtiendo la futura obra en “un formidable elemento instructivo y una fuente de consulta de gran valor“. La abundancia de elementos gráficos se destaca continuamente y se refuerza con la profusión de ilustraciones del folleto.

El escaneado

He escaneado el documento a 300 ppp, lo que debería permitir pasar un OCR con facilidad. No he realizado apenas correcciones, más allá de encuadrar las páginas y eliminar manchas muy antiestéticas de los márgenes. En la página he insertado versiones ligeras (96 ppp), pero cualquier interesado puede descargarse las de alta resolución AQUÍ (odio el formato PDF, así que están en un zip renombrado a cbz, para permitir su lectura mediante los lectores de cómics).

Cualquier información adicional o corrección de este texto será bienvenida y agradecida.

Anuncios

Hamilton, Kirby y otros maestros del siglo pasado

Me fascina como la idea de “arte” se amplía con el paso de las generaciones y da cabida a elementos de la cultura popular en su seno: pasó con el cine, está pasando con el cómic y la televisión y pasará con los videojuegos. Por eso, me encanta descubrir las huellas de este proceso. Mi último “hallazgo” está en la obra fundacional del Arte Pop y no me resisto a compartirlo aquí.

Recientemente, el Museo Reina Sofía ha albergado una exposición dedicada a una figura emblemática del Pop Art, el británico Richard Hamilton (aún activa al escribir estas líneas: no dejes de visitarla si puedes). Para mi, este movimiento consistía en Warhol y Lichtenstein por lo que la visita fue toda una revelación. Quedé realmente impresionado por el trabajo de Hamilton y su fascinación por la tecnología, los patrones, el diseño… Y de su desafío desde el arte, la ironía y el marketing.

¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas?

De todas las obras de Hamilton, una de las más conocidas es Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? (¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas?), un collage creado en 1956 para el catálogo de la famosa exposición This is Tomorrow. El collage apareció en los carteles de la exposición y el artista lo versionó en 1992. A la larga, se convirtió en el primer icono del Pop Art en alcanzar renombre mundial.

(pulsa en la imagen para ver una versión ampliada; la imagen se muestra enlazada desde wikipedia, según el principio “Fair use rationale”)

El historiador John-Paul Stonard mantiene accesible una copia en PDF de su exhaustivo artículo sobre el collage. En él hay una magnífica descripción de la obra y sus fuentes, en inglés, claro: la base es un anuncio de una empresa de suelos aparecido en la aún existente Lady’s Home Journal, del que se toma el título; en el texto original se contesta la pregunta que le da nombre: Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? Open planning of course — and a bold use of color (¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas? Una planificación abierta, por supuesto… y un atrevido uso del color); el resto de los elementos son recortes de otras revistas de la época, aunque alguno sigue sin identificarse…

Como es natural para alguien con mis intereses, lo que más me llamó la atención es el cuadro del fondo en el que aparece la portada de un cómic romántico, Young Romance, en el que se adivina la mano de nada más y nada menos que el gran Jack Kirby… ¿Podría ser?

Detalle del collage mostrando la portada de "Young Romance"
Detalle del collage mostrando la portada de Young Romance

En el artículo enlazado, Stonard confirma mis sospechas:

…el uso de Hamilton de una portada de cómic, dibujada por el destacado artista (…)  Jack Kirby, anticipaba el uso de cómic books por Roy Lichtenstein…

Lo cierto es que Hamilton utilizó un anuncio del cómic y no la portada propiamente dicha, que hubiera sido demasiado grande para cubrir un insípido cuadro que aparecía en el anuncio de suelos que mencionamos. Esta publicidad se insertó en el número 15 de Young Love (Noviembre 1950), la revista “hermana” de Young Romance, cuyo número 26 (Octubre 1949) es el que quedó inmortalizado en la obra:

Publicidad de "Young Romance" 26 (1949), included in "Young Love 15" (1950)
Publicidad de “Young Romance 26” (1949), included in “Young Love 15” (1950), p.23. (Collection of Harry Mendryk; © Joe Simon and Jack Kirby) . Extraido del PDF obra de Stonard. Aunque el anuncio apareció en otras revistas, solo en esta ocasión aparece rotulado en rojo, por lo que necesariamente este debe ser la fuente usada en el collage de Hamilton.

Kirby, Simon y el cómic romántico

Jack Kirby (1917- 1994) es el nombre esencial para entender la evolución del cómic americano como medio a lo largo de cuatro décadas, desde sus trabajos iniciales, allá en los años 30 del siglo pasado hasta su etapa en DC en los años 70. También es, con Stan Lee, el creador de los Cuatro Fantásticos, los X-Men y buena parte del Universo Marvel de superhéroes que supone una parte no despreciable de las superproducciones del Hollywood actual.

Pero mucho antes que eso, junto a Joe Simon, Kirby crearía el arquetipo de superhéroe patriótico durante la II Guerra Mundial: el Capitán América. El tándem Simon-Kirby permanecería activo desde 1940 hasta los años 60 y explotó prácticamente todos los temas a su alcance: ciencia-ficción, terror, crimen… La editorial Diábolo Ediciones está publicando en nuestro país “Los archivos de Joe Simon y Jack Kirby“, que agrupa por géneros algunas de las más relevantes contribuciones de la pareja al medio.

Simon y Kirby trabajaron para todas las grandes editoriales del momento: Timely (que luego sería Marvel), National (que se convertiría en DC) y por supuesto, Crestwood, para cuyo sello Prize Comics crearían un género completamente nuevo: el cómic romántico.

Tras el final de la Guerra Mundial, el consumo de cómics se incrementó notablemente en Estados Unidos. De forma simultánea, el género de superhéroes, que había reinado incontestable durante su “Era de Oro”, se quedaba estancado y rodeado de una cierta sensación de ser algo “anticuado”. Las nuevas generaciones de lectores buscaban otros enfoques en la narrativa gráfica que pudieran considerar como más “adultos”.

Esto y la influencia del creciente fenómeno soap opera, (historias centradas en las relaciones afectivas de varios personajes) tanto en las tiras de periódicos como en los seriales de la radio llevó a Simon y Kirby a dibujar en 1947 “historias de amor verdadero” en el título Young Romance. El éxito fue inmediato, inesperado y espectacular: literalmente se vendieron millones de ejemplares e hizo ricos a sus autores. La colección tuvo que pasar de bimensual a mensual y triplicar su tirada en el número 3.

Número 1 de Young Romance
Número 1 de Young Romance (septiembre 1947). Nótese que se destaca tanto el hecho de que lo que contiene son “Todo auténticas historias de amor”, como que el título está “Diseñado para los lectores de cómic más adultos”.

Durante año y medio, la pareja se dedicó a crear publicaciones paralelas para Crestwood, como Young Love, Young Brides o In love. Por todo el país, otras editoriales sacaron sus propios títulos de cómic romántico para aprovechar el tirón… El fenómeno no tardó en saltar el Atlántico y llegar a Gran Bretaña, donde Hamilton reflejó este éxito popular incluyéndolo en su obra.

(Aunque no soy un experto en el tema, creo que no se puede asociar este “cómic romántico” norteamericano con las historietas femeninas españolas de la época, tipo Mis Chicas o Azucena, mucho más fantásticas e infantiles, fuertemente condicionadas por la ideología de la dictadura; quizá el fenómeno de la fotonovela, muy restringido al área latina, cubriera mejor este hueco).

En 2013, el estudioso Michel Gagné publicó una selección restaurada de estas historias en la especializada Fantagraphics Books. En sus palabras:

Las historias que [Simon y Kirby] crearon eran excitantes, innovadoras y bellamente dibujadas, y continúan siendo un punto álgido en las carreras de ambos artistas (…). Produjeron historias de títulos como Young Romance, Young Love, y Western Love durante casi 12 años hasta que el género perdió fuelle en 1959, y Jack Kirby se movió a una poco conocida empresa llamada  Marvel Comics

 

 La colección Young Romance

Young Romance se considera el título pionero y más relevante en el fenómeno del cómic romántico estadounidense, que se extendería durante tres décadas, aunque tuvo su momento de máximo esplendor en la década de los 50. Durante los primeros cinco años, Simon y Kirby crearon, al menos, una historia por número (normalmente, la principal) y posteriormente mantuvieron cierto control creativo sobre la producción.

Young Romance 1
Primera página de Young Romance 1, en la cuidadísima edición restaurada de Fantagraphics Books.

La colección tuvo 124 números, desde septiembre de 1947 hasta junio de 1963. A partir de esa fecha, DC Comics compró el título a Crestwood/Prize y continuó su publicación hasta noviembre de 1975, en que fue cancelada en su número 208. En 2013, DC publicó un especial para San Valentín como parte de su “reinicio”: Young Romance: The New 52 Valentine’s Day Special #1. En la Grand Comics Database puede seguirse la historia de la publicación en su etapa inicial, incluyendo una buena galería de portadas.

Con respecto a la portada del número 26, cuya publicidad aparece en el cuadro de Hamilton, no he encontrado ninguna imagen de calidad en Internet. Como indica Gagné, parece que las lectoras de cómics (principales consumidoras del cómic romántico) carecían del afán coleccionista de los chicos y no resulta sencillo encontrar material antiguo en buen estado. He retocado un poco la versión de la Grand Comics Database para incluirla aquí:

Young Romance 26
Portada de Young Romance 26, cuya publicidad quedó inmortalizada en el cuadro de Hamilton.

“La Gran Guerra” de Joe Sacco: Siete metros y medio de denuncia de la estupidez humana

Creo que desde ese magnífico documental llamado “El mundo en guerra”, me fascinó la II Guerra Mundial, de la que he leído, oído y visto mucho. En cambio, su predecesora, la Gran Guerra, siempre ha sido una desconocida para mi, con magros (aunque estupendos) referentes como Senderos de Gloria de Kubrik oLa guerra de las trincheras de Tardi.

Sin embargo, según más leo sobre ella gracias al centenario, más me interesa, más la descubro terrible, proteica, destructora de una visión del mundo occidental, y en especial europeo, Y la obra de Sacco viene a reforzarme en esta idea.

La Gran Guerra se presenta en un precioso estuche que incluye la ilustración y un libreto explicativo
La Gran Guerra se presenta en un precioso estuche que incluye la ilustración y un libreto explicativo, con un pequeño ensayo.

“La Gran Guerra” no es un cómic al uso, sino una enorme ilustración única que ocupa siete metros, al estilo del Tapiz de Bayeux (aunque el autor confiesa que se inspiró en la mucho más reciente Manhattan Unfurled). Es una historia muda (el estuche incluye un libreto con un pequeño ensayo y comentarios a la ilustración), pero que cuenta muy claramente el horror del primer día de la Batalla del Somme, quizá uno de los mayores monumentos que la humanidad ha levantado a su propia estupidez.

Siete metros y medio de ilustración. El gato del fondo ya estaba en casa.
Siete metros y medio de ilustración. El gato del fondo ya estaba en casa.

El Somme devoró un millón de jóvenes, casi 30.000 el primer día, que es el que narra la obra de Sacco. Con una riqueza de detalles y un rigor histórico cuidadísimo tras meses de documentación, La ilustración nos lleva desde la víspera hasta el anochecer del 1 de junio de 1916. Desde las atronadoras ráfagas de los inútiles cañones aliados, al entierro de victimas.

Casi 30.000 seres humanos murieron el primer día de la batalla del Somme
Casi 30.000 seres humanos murieron el primer día de la batalla del Somme

Puedes pasar horas contemplando las láminas y siempre descubres nuevos detalles. Técnicamente la obra es magistral: me encanta cómo se resuelve la narración en un medio sin la convención de la viñeta, como al deslizar la mirada, gracias a una falsa perspectiva avanzas hacia el horror…

La atención al detalle y la fidelidad histórica son impresionantes.
La atención al detalle y la fidelidad histórica son impresionantes.

Porque lo que cuenta la obra es eso: el horror, la muerte incomprensible de una generación de jóvenes, empujados por una casta de dirigentes demasiados ocupados en sus egos… y lo hace con una maestría y una belleza que confirman a Sacco como uno de los grandes genios del medio.

Imprescindible.

Grandville, precursor del surrealismo y maestro de lo antropomorfo

Una reciente exposición sobre el Surrealismo me ha servido para descubrir a J.J. Grandville, un impresionante ilustrador francés del siglo XIX, famoso por sus caricaturas fantásticas y, sobre todo, por sus ilustraciones de animales antropomorfos… Quizá te suene: es el autor de las ilustraciones del álbum “Innuendo”, de Queen. En Tumblr puedes encontrar abundantes muestras de su talento.

He encontrado una obra ilustrada por él en Proyecto Gutemberg. Al parecer las imágenes se toman de un “Tapiz bordado, aportado por María Fusinata, de Belluno, a la Gran Exposición”. Los diseños de Grandville inspiran una serie de descripciones cómicas de costumbres y gentes de la época, que no me resisto a compartir.


Lady Chaffinch’s Ball


THE TRAVELLING SHOWMAN


THE GREAT MR. GRANDBOY, AND THE HON. MRS. DELMACARE


LADY ZEBU AND ADMIRAL MACAW


THE POACHER


THE DUEL


MR. LEVERETT’S INTERVIEW WITH SHARPE VULTURE, ESQ.


THE ARREST OF MR. CHANTICLEER


THE DE MOUSAS


THE MARRIAGE SETTLEMENT


MR. TRUNK AND HIS ADVISERS


THE STRANGE VISITORS AT THE EXHIBITION


THE STRANGE VISITORS AT THE EXHIBITION


LORD FALCON AND HIS LONDON GUESTS


THE WALK TO HIGHGATE

from

via IFTTT