Algo menos que una guerra civil, algo más que otra de superhéroes

«Capitán América: Civil War» me ha gustado bastante más de lo que me esperaba. Está a la altura de la magnífica «Capitán América: El Soldado de Invierno», de la que es continuación, tanto o más que de «Los Vengadores: La Era de Ultrón». Curiosamente, lo que más me ha gustado de ella es, justo, lo que muchos le achacan como su principal debilidad: su ajustado nivel de grandiosidad.

Siempre he creído que el principal lastre de «Los Vengadores» (la primera peli) es la clara desproporción entre sus protagonistas. En esta entrega del universo cinemático Marvel, la ausencia de personajes cósmicamente poderosos, como Thor o Hulk, nos ha dejado a un grupo de superhéroes cuyo poder básico es dar y recibir golpes con estilo y en cantidades inmensas… Y eso va a favor de una historia interesante, trepidante y muy entretenida.

La saga de cómics de la que toma el título no está entre mis favoritas: demasiado grande y pretenciosa, con muy poca influencia posterior. Sin embargo, los guionistas (Christopher Markus y Stephen McFeely, que cada vez tienen más peso en el Universo Marvel) han conseguido extraer el núcleo del conflicto y proyectarlo en este naciente universo de películas de modo creíble, aunque en última instancia se revelase como un simple McGuffin para el auténtico fin de la aventura. Quizá le haya faltado una pizca de drama, al no llevar a las últimas consecuencias el guión, pero se le perdona.

tumblr_o6v2jhDw6L1r83g4io1_1280

 

Porque buena parte del éxito de la historia proviene de que el malvado Zemo, interpretado por un inmenso y contenido Daniel Brülh, no sea un supervillano al uso, que el final no sea el estándar habitual en este tipo de cómics o, ya puestos, en «Batman vs Superman».

Y gracias a esto hemos podido disfrutar de alguna de las mejores escenas de acción superheroica que se han rodado, en la que los hermanos-directores Anthony y Joe Russo se están mostrando como grandes maestros. Esto me devuelve la esperanza de que la próxima entrega de «Los Vengadores», que está a su cargo se mantenga a la altura…

Hay un término que llevo oyendo hace unos meses en el mundillo y que habrá que incorporar: «fan service». Dícese de los elementos de una película o juego que se introducen a fin de satisfacer a los fanboys. Esto es lo que se dice, por ejemplo, de la incorporación de Spiderman y del Hombre Hormiga a Civil War.

Pues podría ser, pero lo cierto es que ambos personajes son responsables de algunas de las mejores escenas de toda la película. Y eso que el gag sobre esa película vieja llamada «El Imperio Contraataca» nos ha dolido mucho.

Este es el primer Peter Parker que, creo, recoge el espíritu del original (y como fan irredento de Marisa Tomei solo puedo decir: gracias). Estoy deseando ver el nuevo reboot del arácnido, en la que, con un poco de suerte, no nos contarán de nuevo la (spoiler) historia de la araña que le pica.Una mención obligada a la menor de las Olsen, que ha conquistado mi corazón en su papel de Bruja Escarlata (sobre todo, si no ves la película doblada, que vaya horror de voz con acento le han puesto).

Para terminar, un detalle que me parece curioso y que no parece chocar demasiado a los aficionados: la clara incompatibilidad de los superhéroes Marvel y el anonimato, como se ve en la presentación  de la Pantera Negra (que no me convenció) y su inmediata revelación como T’Challa.  Esta “doble vida” que supuestamente era un ingrediente fundamental del género, desaparece a toda velocidad en un medio en el que necesitamos ver la cara del protagonista.

 

 

Anuncios

Los Vengadores: La Era de Ultrón (o de Whedon)

Si te gustan los cómics, te gustan los superhéroes… O al menos es la relación habitual que establecen medios y público “general”. Naturalmente, no es cierto y hay muchos amantes del cómic que abominan del género superheroico. Yo no me encuentro entre ellos. Pero sí es verdad que el cine de superhéroes no estaba entre mis favoritos… hasta que llegó a él Joss Whedon.

Aunque el objetivo de esta entrada es dar mi humilde opinión sobre la película del título (os adelanto que me ha gustado), me gustaría aprovechar la ocasión para hacer un veloz repaso de la carrera de su principal responsable. Da la casualidad que es uno de los creadores a los que más admiro dentro del género este que nos ocupa, entre la fantasía, las series de telévisión, la ciencia-ficción y los cómics… el inimitable Joss Whedon.

Además, esto me permitirá hacer, contra mi costumbre, una entrada sin spoilers. Más adelante, intentaré una entrada más “friki” alrededor de las Gemas del Infinito…

Un auténtico cuentacuentos 

Whedon es el director de Los Vengadores y su continuación, Los Vengadores: La Era de Ultrón. También es su guionista. Pero mucho tienen que cambiar las cosas para que deje de ser, sobre todo, el creador de Buffy Cazavampiros, la serie a la que le debemos la invasión de vampiros mediáticos de inicios del siglo. Para los más conocedores del género es el autor detrás de la mítica Firefly.

Pero Whedon es, esencialmente, un narrador, un guionista. Ha participado (muchas veces sin recibir crédito por ello) en los guiones de Waterworld, Speed, Twister y X-Men. Y es responsable en mayor grado de Toy StoryAlien: Resurrección, Atlantis: el Imperio Perdido y Titan A.E…. Supongo que se empieza a ver un cierto patrón. En general las ideas detrás de las películas son buenas pero su realidad fílmica deja que desear (con excepción de Toy Story, claro, por la fue co-nominado a un oscar).

No es de extrañar que se volviera a un medio que esperaba disponer de mayor control creativo: la televisión. Así creó Buffy Cazavampiros (1997-2003) a partir de un telefilme bastante flojo que también guionizó. La serie fue un éxito inmediato y generó una enorme base de fans, un spin-off (Angel, 1999-2004, encarnado por David Boreanaz, posteriormente en Bones) y el “buffyverso“, que incluía Fray, primera incursión de Whedon en el mundo del cómic.

Después vendría Firefly (2002-2003) y sus continuaciones en cómic y película (Serenity, 2005) y la serie Casa de Muñecas (2009-2010). En medio, le dio tiempo a guionizar una de las mejores etapas de Astonishing X-Men (2004-2008) y varias películas (La cabaña en el bosque, 2012) y episodios de series. Finalmente, acabó firmando con el “universo cinemático” de Marvel y desarrolló la serie Agentes de S.H.I.E.L.D y, naturalmente, las dos primeras películas de Los Vengadores.

Joss Whedon en la Comic Con de 2014 Joss Whedon en la Comic Con de 2014

Whedon es un narrador completo y obsesivo en el detalle y el control de su obra (aunque con poco éxito). Le gusta generar “universos completos”, a menudo encabezados por una mujer. Un manipulador nato de su audiencia que sabe como nadie combinar la iconografía pop con la interacción de los personajes. Es especialista en la mezcla de temas y situaciones y en inventar ingeniosas aproximaciones a las historias más manidas. Y se le da de genial meter bromas en medio de las situaciones más tensas.

Segundas partes… mejores

Los Vengadores suponía el punto final y culmen de la “Fase 1” del universo cinemático Marvel. La Era de Ultrón (1) no lo es. Es la mitad de una temporada que concluirá en 2018 con las dos películas de “La Guerra del Infinito“. También es la secuela de la película anterior, claro. Y Whedon se las apaña para combinar ambas realidades usando de forma magistral ese “pathos” que tan bien maneja.

Vestidos de los personajes de la Edad de Ultrón
Los trajes de los Vengadores en el set de la Edad de Ultrón

Con respecto a su predecesora, lo que se obtiene es una película mucho más equilibrada en escala (manteniéndose muy arriba, claro): no existe la terrible diferencia que se apreciaba en la primera de los personajes entre sí y con la realidad cotidiana. Whedon ha aprendido a manejar al enorme elenco de personajes y consigue implicarlos a todos en sendas crisis personales que interaccionan a varios niveles y con la trama principal de forma muy coherente.

Por ejemplo: salí de Los Vengadores odiando a Hawkeye. Sin embargo, en La Era de Ultrón se redime completamente como personaje y su aportación al grupo y al desarrollo de la trama es muy de agradecer. La inclusión de nuevos personajes (los gemelos Maximoff o la Visión) en un escenario superpoblado tampoco se hace extraña, aunque relegue a algunos de los pesos pesados a tramas laterales…

La acción es continua y puede que excesiva para algunos gustos menos “hardcore”, pero cualquier amante del cómic agradecerá las complejas coreografías y las ingeniosas sinergias que Whedon introduce con los poderes de sus personajes. Escenas como la del “Hulkbuster” o la defensa de la llave se convertirán en iconos para las generaciones venideras…

En cualquier caso, es una película… agotadora, que continuamente pasea por el filo del descontrol, que evita por los pelos. Whedon consigue que el Plan de Ultrón sea creíble y mágico, lo que dice mucho de su habilidad como narrador…  Las bromas recurrentes (en especial la del martillo de Thor) y los “one-liners” que le caracterizan son muy de agradecer para aligerar la suspensión de la incredulidad necesaria…

Hay enormes cantidades de “huevos de pascua” y referencias a otros elementos de la franquicia (algo pesados con Agentes de S.H.I.E.L.D, que no sigo) y los aficionados podrán (podremos) destripar la película durante varios meses para buscar claves que ayuden a adelantar los futuros pasos en el universo Marvel, camino a ese guantelete que queremos ver enjoyado…

Josh Brolin (Thanos) en la presentación de

En conclusión…

La película no defraudará a los seguidores acérrimos del género, pero es visionable por casi cualquiera: es muy entretenida y ni siquiera es necesario conocer Los Vengadores para disfrutarla. A mi me parece mejor película que esta, más redonda y coherente y, si me entendéis, más bonita.

Todo lo cual me hace lamentar que Whedon haya decidido declinar la oportunidad de completar la tetralogía (por agotamiento, al parecer), por lo que no será el responsable de la conclusión de esta oleada Marvel. Esperemos que sus sustitutos, Anthony y Joe Russo, directores de Capitán América: El soldado de invierno, estén a la altura.

Según los rumores, es posible que Whedon abandone por completo el Universo Marvel para generar uno nuevo. En una entrevista a Buzzfeed ha sugerido que dicho universo podría tener que ver con “la versión femenina de Batman”. Te seguiremos donde vayas, Joss.


(1) Incidentalmente, la película no tiene nada que ver con la saga denominada La Era de Ultrón (2013), de Bendis, Hitch y Peterson. El argumento recoge historias de diversos momentos de los cómics, aunque no haya un referente específico.

Primera aparición de las Gemas del Infinito en el Universo Marvel

Todo apunta a que la siguiente película de Los Vengadores girará en torno a las Gemas del Infinito, uno de los objetos más recurrentes, míticos y decididamente molones del Universo Marvel, ya sean de una en una o engarzadas en un guantelete… Para aquellos recién llegados, ignorantes de la rica tradición tras ellas, he aquí la viñeta en la que por vez primera aparece una de las Gemas (la verde, correspondiente al Alma). Está extraída del Marvel Premiere: The Power of Warlock #1 y es obra de Roy Thomas (guion) y Gil Kane (lápices). Se publicó en abril de 1972.

from Tumblr http://userama.tumblr.com/post/66785797075
via IFTTT

La Guerra Kree-Skrull o ¿Qué hiciste en la guerra intergaláctica, papi?

Uno de los comics que marcó mi infancia fue la Guerra Kree-Skrull de Neal Adams y Roy Thomas. Y eso que en su momento solo llegué a leer el número 44 de la edición de Vértice. “Vengador contra Inhumano” se titulaba, con esa maravillosa portada de López Espí, en glorioso blanco y negro. Me recuerdo fascinado por la intensidad de Adams, su inventiva al plantear perspectivas imposibles, dibujar paisajes increíbles y rostros demudados… Lo leí tantas veces que recuerdo cada viñeta de ese número… Lo que también recuerdo es mi decepción, años después, al descubrir que Adams no llegó a terminar aquella maravillosa historia…

Como Stan [Lee] al menos había co-guionizado todos sus títulos de superhéroes entre 1961 y 1965, Marvel tenía un mundo interno mucho más consistente que DC cuando comencé a trabajar en él, en Julio de 1965. Él y Jack Kirby habían introducido a los Skrulls en el número 2 de los 4F y el Centinela Kree y Ronan El Acusador en los números 64 y 65. Una vez establecido que había dos razas imperialistas vagando por el espacio intergaláctico, supe que ambas debían ser conscientes la una de la otra, bien como (a) aliados, (b) rivales, o (c) cautelosos observadores en un inquieto compás de espera. ¿Qué opción era la correcta?” (1)

Así explica Roy Thomas (“Roy The Boy”, por oposición a “Stan The Man”) cómo se le ocurrió la idea de lanzar a las dos razas extrasolares del universo Marvel a una guerra sin cuartel, en lo que que se convirtió en una de las sagas que marcaría el tono de los cómics de superhéroes durante la década de los 70. Esta guerra de papel se desarrolló originalmente en los números 89 al 97 de “Los Vengadores”, publicados entre junio de 1971 y marzo de 1972, siendo una de las primeras sagas de tal longitud en Marvel:

(Como os habréis dado cuenta,  la mayoría de los títulos son referencias a clásicos de la ciencia-ficción, una afición confesa de Thomas; no pienso insultaros dando dichas referencias…).

Viaje al centro del Androide
Así comienza Adams en la gran guerra: el Hombre Hormiga se adentra en las entrañas de la Visión. En el original es una espectacular página doble…

Los enlaces que he incluido llevan a la impresionante página de Universo Marvel; si os interesa algo que tenga con ver con los cómics de esta editorial, no podéis dejar de visitarla. En España, estos episodios han aparecido en varias ocasiones, desde el mencionado “Volumen 1” de Vértice (el de formato libro) a varias re-ediciones de Forum (Clásicos Márvel, Obras Maestras y el Tomo 15 de la Biblioteca Marvel de Los Vengadores). Panini, finalmente, la ha publicado en 2009 y 2011 en Marvel Gold, siendo la más reciente la “Edición definitiva“.

El argumento

No voy a contar aquí el argumento en detalle. En los enlaces de más arriba encontraréis sinopsis bastantes detalladas. Tan solo recordaré aquí las líneas más importantes y generales de la historia que nos ocupa.

Los Kree y los Skrull son dos razas intergalácticas, ancestrales enemigas mutuas. Lamentablemente para nosotros, nuestro planeta está justo entre sus espacios de influencia. De hecho, han intervenido recurrentemente en nuestra historia, hasta el punto que los Kree son responsables de la creación de los poderosos Inhumanos. Precisamente, la historia gira alrededor del exilado guerrero kree Mar-Vell, más conocido en la Tierra como Capitán Marvel. Mar-Vell colisiona tanto con un comando skrull, que intenta robarle el secreto de la letal Omni-Onda, como con Ronan El Acusador, el  usurpador dirigente kree que intenta acabar con la humanidad.

Los Vengadores se ven involucrados en las peripecias del Capitán y su reticente compañero Rick Jones, atrayendo la atención del senador H. Warren Craddock, cabeza del Comité de Actividades Alienígenas. Craddock acusa al grupo de estar en connivencia con las “fuerzas extraterrestres” y los convierte en fugitivos enfrentados a SHIELD. El grupo más poderoso de la Tierra debe desplegar toda sus capacidades e ingenio para salvar a los suyos, nuestro planeta y recuperar su reputación.

Desde el interior de un androide hasta los confines opuestos de la Galaxia, pasando por la misteriosa Zona Negativa, una antinatural jungla polar o el Himalaya, la historia es un “tour de force” por algunos de los elementos más clásicos de la historieta de superhéroes, extremadamente coral, en la que se amontonan las ideas más fascinantes.

La historia resonó en todo el Universo Marvel y se la referencia en numerosas ocasiones, siendo las más relevantes la de la creación del grupo de los Illuminati, de Bendis o en la macrosaga “Operation: Galactic Storm“, donde los Kree se enfrentan al imperio Shi’ar.

Tempo
El dominio de Adams de la narrativa intraviñeta: casi puedes ver a La Visión levantar el brazo ante la respuesta del Capi y el asombrado giro de cabeza de Iron Man…

Adams vs Thomas (no tanto)

Roy Thomas, el primer editor-jefe de Marvel tras Stan Lee es el guionista de toda la saga y su entintador es Tom Palmer. Los cuatro primeros números de la saga fueron dibujados por el siempre eficaz pero muy previsible Sal Buscema. Durante los cuatro épicos números siguientes, toma los lápices el gigantesco Neal Adams. Y el número final lo firma John Buscema (el hermano de Sal, para los curiosos), quien ya dibujara una parte del número 94, con Neal Adams acreditado como “Consultor” (Consultant).

Cuadricula Tritón
Las peripecias del Inhumano Tritón desde el puerto de Nueva York a la Mansión de Los Vengadores en una estricta cuadrícula muda que constituye una muestra más de la maestría narrativa de Adams

Como ya he dicho, yo me sentí francamente defraudado: ¿casi 20 años de espera y resulta que Adams no se dignó a terminar la historia? No soy un gran admirador de Buscema, aunque como todo seguidor de Conan estoy habituado a su estilo. Pero es que después de la grandeza, de la épica, de la promesa de tragedia y temibles consecuencias que destilaban los números de Adams… ese último número es como un jarro de agua fría. El colofón de la historia es, cuando menos, flojo, a través de un “deus-ex-machina” bastante tonto… No era digno ni de Thomas, ni de Adams. Sin duda, algo había pasado en el ínterin, que había frustrado mis expectativas (y supongo que las de mucha gente).

Neal Adams, proveniente de la publicidad y de seriales realistas, es recordado fundamentalmente por introducir imágenes y temas “adultos” en un medio muy orientado a la infancia, en especial en  “Green Lantern / Green Arrow”, de la DC. En Marvel trabajó algo antes, fundamentalmente en tandem con Roy Thomas, con quién firmó básicamente la última etapa de X-Men previa a su resurrección a manos de Claremont, y, la guerra intergaláctica que nos ocupa.

A finales de 1998, Adams concedió una entrevista a la revista “Comic Book Artist”, que apareció en el número 3 como “Neal Adams: The Marvel Years” (2). Con respecto a la guerra Kree-Skrull, Adams cuenta cosas como que fue a él a quién se le ocurrió utilizar a los skrulls hipnotizados por Míster Fantástico en el histórico número 2 de los 4F para traer la guerra a la Tierra (“Propuse que el título del primer número fuera Tres vacas me derribaron“, dice en la entrevista). También cuenta cómo NO le gustó nada que Thomas (que a la sazón actuaba como Editor, además de como guionista) encargara una parte del número 94 a Buscema.

Vacas
Las vacas derriban a La Visión

La idea del dibujante para la Guerra era realizar algo grandioso:

“Mi visión (…) era muy expansiva. Me planteaba una miniserie de entre 10 y 30 números de guerra intergaláctica entre los Kree y los Skrull usando la Tierra como campo de batalla —dice Adams, quien se postula como responsable último del argumento.— “Hablaba con Roy acerca de la historia a medida que progresaba y colaborábamos (…) en las líneas argumentales de cada libro, pero solo yo sabía donde íbamos”.

En la entrevista revela también como, en última instancia, se sintió incomprendido y abandonó su grandiosa visión:

“Sentía que estaba embarcado en algo épico (…) y descubrí que el apoyo para hacer algo épico no estaba allí, en general. Por lo que fuera, la máquina Marvel no estaba preparada para algo tan grande como esto. No sentía que el equipo funcionara como un equipo (…)“.

Bueno, como explicación resulta algo floja y suena de un divismo que asusta: necesitaba conocer lo que opinaba la otra parte, es decir, Roy Thomas. Por suerte, este decidió poco tiempo después responder a su camarada en su propio fancine, “Alter Ego”:

“Ya que Stan no había cruzado los hilos de los Skrull y los Kree en el tapiz de Marvel en 1971, decidí hacerlo yo (…). Desde el principio, el foco de la Guerra Kree-Skrull fue nuestro nativo Kree, el Capitán Marvel y su joven amigo, Rick Jones”.

En el artículo, Thomas desgrana sus recuerdos sobre la creación de la serie e incluye fotocopias de varios de los originales, con anotaciones al margen de Adams y el propio Thomas. Reivindica como propias las ideas de usar los skrull “vacunos” y a los Inhumanos, se ríe de la idea del título sobre las vacas (“Stan me hubiera matado“) y señala que le había avisado sobre el capítulo de Buscema, que se programó para darle algo más de tiempo en un momento en que Adams se repartía entre DC y Marvel.

Composición Rayo Negro
Las tres páginas del “flashback” de Rayo Negro contienen alguna de las viñetas más memorables de la saga. La intensidad de los rostros resulta especialmente impactante.

Lamentablemente, no tengo acceso a la totalidad del material, solo a la reproducción parcial cuyo enlace se incluye más abajo. Así que (aún) desconozco qué pasó entre esos dos números para que Adams y Thomas decidieran terminar abruptamente la relación y la historia. En todo caso, el texto rezuma respeto por las capacidades de Adams y es más la manifestación de un profesional dolido con un compañero que una reivindicación de autoría propiamente dicha.

Lo que se dice un clásico

Sea como sea, esos cuatro números de Los Vengadores constituyen sin duda una de las cumbres del cómic de superhéroes de todos los tiempos. La enorme cantidad de ideas que aparecen amontonadas allí darían para 50 números de cualquier serie actual. Es especialmente destacable el tratamiento de los personajes y la profundidad que se les da (aquí se inicia el romance entre La Visión y la Bruja Escarlata), como evolucionan en un puñado de viñetas…. El control de la narrativa interna de las viñetas, esos rostros demudados, en escorzos imposibles, los sorprendentes planteamiento de página de Adams, su dominio de las escenas de acción  (los Vengadores luchando en el espacio son una imagen difícil de olvidar)…

Flota Skrull
La flota Skrull, lista para tomar la Tierra… ¡¡Chúpate esa, Lucas!!

El salto del muy kirbyano mundo de los Buscema, en el que miras al superhéroe cara a cara, a un nivel muy humano, al desgarrado mundo de Adams, donde los miras como a trágicos dioses, siempre sobre el argumento de un mismo guionista dice mucho a favor de la responsabilidad de este en el desarrollo de la trama. Como él mismo relata:

“Realmente tenía la sensación de que podía hacer algo más grande, algo grande de verdad, con los personajes clave de Marvel. Si lees esos cuatro números (…) y ves todo el material que hay en ellos, realmente captas la sensación de un tremendo entramado construyéndose en un cortísimo plazo de tiempo (…). Considera el trabajo que hay en la disposición de cada página; fíjate en el detalle de esas páginas. Cree una enorme cantidad de páginas para esto, con una tremenda cantidad de sinceridad en ellas, y sentía que aquello se iba a convertir en algo. Estaba construyendo los Nuevos Dioses de Marvel”.

Y yo le creo.

Rick en la Zona Negativa
La última viñeta de Adams en la Guerra. Para mi, la historia se detuvo aquí casi 20 años…

Todas las imágenes aquí expuestas son © Marvel Entertainment.

Edito para incluir una cita de Brian Michael Bendis acerca de la Guerra Kree -Skrull:

Un admirador pregunta a Bendis en Tumblr cuál es, en su opinión, el mejor arco argumental de Los Vengadores (aparte de los escritos por él, claro) y el guionista contesta:

I would have to say Kree-Skrull War, not only is it one of the most beautiful  comic books ever made but it was the first time that the Marvel universe actually felt like the Marvel universe. this was the first time things expanded beyond just team ups or cameos. it really felt like the entire planet was at stake. It was the birth of the event comic.

(Tengo que decir: la Guerra Kree-Skrull. No sólo es uno de los más bellos comic-books jamas creados, sino que también fue la primer vez que el Universo Marvel realmente se sintió como el Universo Marvel. Fue la primera vez que las cosas se expandieron más allá de reuniones esporádicas o cameos. Era como si el destino del planeta entero estuviera en juego. Fue el nacimiento del Evento en cómic)

————————————————————

  1. Esta y el resto de las citas de Roy Thomas provienen de “What Did you do in the Intergalactic War, Daddy?”, el artículo publicado en 1999 en su fanzine “Alter Ego” Nº4, de la que he “fusilado” el título de la entrada. Es posible leer una versión parcial en Google Books.
  2. Más comparativas de la redacción entre ambos genios del comic en el blog “En todo el colodrillo” (http://entodoelcolodrillo.blogspot.com.es/2011/06/la-patrulla-x-de-neal-adams-y-roy.html), que se centra en la etapa de los X-Men.